miércoles, febrero 04, 2009

La fama y la madre que la parió (I)

. miércoles, febrero 04, 2009

Cuando se convenció de que no había sitio para él en el olimpo de la música actual decidió que lo mejor para su carrera era poner fin a su existencia terrenal para pasar así a convertirse en un mito y lograr después de muerto lo que se le negó en vida. Pero la cosa no era tan fácil como a simple vista parecía y a fé que esas cosas si no se planifican bien el resultado puede distar mucho de lo que uno espera, como fue lo que ocurrió en este caso.

Con poco más de un lustro de vida le llamó la atención la imagen de ciertos personajes de aspecto escuálido que lucían crestas o pelos cardados y que vestían cazadoras de cuero negro con remaches, atuendo que definía a los músicos que estaban de moda a principios de los 80 en aquello que se dio por llamar "La Movida". Pero en realidad lo que más le impactó no fueron tanto las pintas de dichos personajes sino la legión de fans que les seguían allá donde iban.

A partir de ese instante nuestro amigo, al que a partir de ahora le llamaré Juan, tuvo claro lo que quería ser en la vida, sería un músico famoso.
Todos sabemos que la senda del éxito en este campo no es ni mucho menos un camino de rosas, (salvo algunas ilustres y enchufadas excepciones que, si ustedes me lo permiten, me abstendré de mencionar) y Juan no tardó en encontrarse con las primeras dificultades.

-¡De mayor quiero ser músico, papá!, quiero tocar en campos de fútbol atestados de gente con mecheros encendidos y que las mujeres me tiren sus bragas y se arranquen los pelos unas a otras por ver cuál de ellas se acaba acostando conmigo.
-¡Bah!, ¡paparruchas!, si quieres mujeres hazte chulo de putas, que así aparte de complacerte te mantendrán durante toda la vida. Los músicos antes o después acaban por irse a la mierda.

Eso le había dicho una tarde su padre, cura de profesión, y putero de devoción, circunstancias estas que hacían que la relación entre ambos fuese poco menos que inexistente.

CONTINUARÁ ...

8 Perdieron el tiempo aquí:

Gabiprog dijo...

Que estupendo pinta el texto, jejeje....
Música y fama, eso si que es mafia y no la inmobiliarias...

;-)

Fet dijo...

Ya tarda la siguiente entrega.

Esther dijo...

Anda con continuación y todo..a ver como acaba el chico y el padre..grr menudo ejemplo.besos

Carluso dijo...

La verdad que sorprende la continuación! jajaja
Esperemos impacientes...

Un saludo

Naveganterojo dijo...

Jua,jua,me has alegrado la tarde, ¿para cuando la siguente entrega,ja,ja.
Encima hay curas puteros,ja,ja,ja.
Muy bueno amigo, muy bueno.
Un abrazo

Carabiru dijo...

Y cuando continuará? eh? cuando!!!

Que tiene muy buena pinta!

El iResponsable dijo...

Gabiprog, lo que pasa es que ese tipo de mafias duran poco.

Fet, la tengo en la nevera.

Esther, me da que muy bien no van a acabar.

Carluso, pues nada ya está al caer.

Naveganterojo, pues si gracias a este post he conseguido alegrarte la tarde, entonces ha valido la pena escribirlo.

Carabiru, la publicaré mañana o pasado, creo. Es que Berlusconi me ha amenazado con desconectarme internet si no lo ponía a él primero.

toupeiro dijo...

Estamos impacientes esperando oir música celestial...o rock duro o lo que sea...pero quiero leer el 2º capitulo.