miércoles, septiembre 26, 2007

Primeros Auxilios

. miércoles, septiembre 26, 2007
30 Perdieron el tiempo aquí

Media hora después:

-¡Aquí!, ¡aquí!, ¡vengan rápido!, está tras esa puerta.
-Gracias, señora.
-De nada, señor ambulanciero, ¿está muy grave?, ¿respira?, ¿sobrevivirá? En cuanto le oí gritar llamé inmeditamente a la Policía, no sabe usted lo que me tardaron en coger, luego me atendió una chica con una voz así como de ...
-Gracias por todo, señora, y ahora si hace favor salga al exterior, respire algo de aire puro y déjenos trabajar tranquilos.
-Lo que usted diga, ahora mismo salgo, sólo quería decirle que ...
-Nada, no hace falta que diga nada, ya nos encargamos nosotros, váyase tranquila.

35 minutos después:

-¡Oye, Santi!, estos periodistas del corazón siempre revolcándose en la mierda, jejeje.
-¡Dios!, no había visto nada parecido desde que tuvimos que asistir a Coronado tras meterse una sobredosis de bífidus.
-¡Rápido!, ¡no respira!, ¡hay que hacerle el boca a boca!
-¿Tú no estás bien de la cabeza o qué?, ¿has visto lo asqueroso que está?, yo no le acerco mi boca ni harto de vino ni atiborrado de porros.
-Pues si no actuamos rápido se nos va.
-Pues certificamos la defunción y listos, diremos que la palmó mientras tratábamos de reanimarle.
-Ya, pero eso complica mucho las cosas, ¿tú sabes la de papeleo que hay que hacer en esos casos?
-¿Y si le damos unas descargas con el desfibrilador nuevo?
-Pero eso no le va a sacar la mierda de los pulmones.
-Bueno, si le aplicamos una buena descarga es posible que con los espasmos logre escupirla.
-También puedes matarlo.
-¿¿Y ...?? De todas todas se va a morir igual.
-Ya, pero ...
-¿Qué pasa?
-Es que no tengo el desfibrilador.
-¿Y eso?
-Es que la tragaperras del bar de la esquina estaba a puntito de dar el premio especial y se me había acabado la pasta, así que lo dejé como fianza.
-Comprendo. ¿Y lograste sacar el premio?
-La muy puta de la máquina al final no lo soltó y el retrasado del camarero sólo me dio 60 euros a cambio del desfibrilador.
-¡Pero si vale muchísimo más!
-Ya, pero él no lo sabía y no se fiaba. El muy ignorante pensaba que se trataba de un simple cargador de baterías.
-¡Pues haber empeñado la botella de oxígeno!, ¡tú también, es que no las piensas!
-¿Y ahora qué hacemos?
-¡Ya sé!, le haremos una traqueotomía. Acércame un bisturí.
-Pues creo que tampoco quedan, había uno y lo estaba usando para sacarme la roña de debajo de las uñas en la central y con las prisas se me quedó allí.
-¿Y no tienes por ahí un cuchillo o una navaja?
-Tengo una navaja automática muy cuca, pero me gusta demasiado como para usarla para rajar al tipejo este.
-Pues algo habrá que hacer.
-¡Hay que ver el aguante que tiene el fulano!, ya llevamos aquí un buen rato y no la palma ni pa´ dios.
-¡Santiiiiiiiiiii!, ¿dónde estás?
-¡Lo que nos faltaba!, ya ha llegado la Manoli.
-¿Y esa quién es?
-La médico de guardia.
-¿Esa que no sube contigo en la ambulancia porque dice que corres mucho?
-La misma.
¡Estamos aquiiií, Manoli!
-Hola, chicos, ¿donde est ...? ¡¡¡Madre mía!!!, ¡pero si es ...!, ¡es Peñafiel!
-El mismo.
-¡Qué nervios!, es uno de mis ídolos, ¿sabéis?, es tan guapo ...
-Si tú lo dices.
-Dejadme que le reconozca ...
¿Habéis tratado de reanimarle?
-Precisamente estábamos a punto de practicarle el boca a boca cuando tú llegaste.
-Tranquilos, ya me encargo yo. No todos los días puede una besar al hombre de sus sueños.
-¡Pero si ...! ¡Puajjjjj!, ¡qué asco!, Manoli. Ya hay que tener estómago para hacer lo que has hecho.

jueves, septiembre 20, 2007

Alguien Tenía que Hacer el Trabajo Sucio

. jueves, septiembre 20, 2007
25 Perdieron el tiempo aquí

Mientras tanto en los retretes de Palacio :

-¿Por qué me miras de esa manera?, ¿no pensarás ...?, ¡no!, ¡¡no!!, ¡¡¡en la taza nooo!!!, ¡¡¡mira que tengo influencias¡¡¡, ¡¡¡por lo menos tira antes de la cadena!!!, ¡¡¡suéltame!!!, ¡¡¡¡esto te va a costar el puestOOOOOOGGGGGGHHRRLLLL ....!!!
-Y ahora te vas a hacer unas gárgaras.
-¡¡¡¡Suéltame ya maldito becario!!! y no me tires tan fuerte del pelo que me queda poco.
-¿Es que no te vas a callar nunca?, ¿quieres más?, ¿repetimos?
-¡¡¡¡NO!!!!, ¡¡¡otra vez no!!!, ¡¡¡¡¡¡NOOOOOOooghhhhhhhrrrrrrlllll!!!!!!!
-Así aprenderás.

2 Minutos antes:

-¡Ya está!, un par de arreglitos made in Jaime y el traje ya me queda como un guante.
-¿De verdad no piensa ducharse? Fíjese bien, señor Peñafiel, ha dejado el baño hecho una pocilga usted solito y las toallitas que ha usado para limpiarse no son precisamente la Virgen de Lourdes.
-Eso se arregla con mucha colonia. Además, te he dicho antes que ya me he duchado al levantarme, así que hasta pasado mañana no me vuelve a tocar.
-Ya, pero ...
-Y tienes razón en lo de la pocilga, por eso lo mejor que puedes hacer es coger un poco de lejía, un cepillo, una palangana y limpiar bien todo esto.
-¿Y por qué no lo limpia el caballero ya que fue él el causante de este estropicio?
-Vamos, becario, que todavía hay clases. Aún tienes muchas letrinas que limpiar para llegarme a la suela de los zapatos.
¡Venga!, ponte ya manos a la obra y esmérate. Desde luego en la contratación de gentuza como tú se nota la mano de la Plebeya.

5 Minutos antes:

-¿Contento el señor?
-Pues no del todo, pero tampoco se le pueden pedir peras al olmo y mucho menos si por enmedio anda un becario.
-Ya, no me esperaba menos de usted.
-Tampoco te lo tomes a mal, si te sirve de halago te diré que, dentro de los niveles de incompetencia e ineptitud atribuibles a tu edad, a tu falta de experiencia y a las pocas ganas que le pones; has salido medianamente airoso de esta encomienda.
-Vamos, que le queda grande, ¿verdad?
-¡Pues sí!, me sobra por todos lados. ¿De verdad no tenías a mano un traje de otra persona que no fuera Marichalar?
-Había uno que se dejó olvidado Ernesto de Hannover, pero estaba bastante perjudicado.
-¿Ernesto o el traje?
-Los dos.

10 Minutos antes:

-"Sí, Majestad; lo que usted diga, Majestad; procuraré complacer al señor Peñafiel en la medida de lo posible, Majestad; no se preocupe, majestad; Don Jaime queda en buenas manos, Majestad."
¡Asco de vida! 8 Años de carrera en el extranjero, 3 Másters en Relaciones Internacionales, un año de prácticas en el Parlamento Europeo y 2 cursos de CCC. ¿Total para qué?, para nada, para acabar de becario de la Casa Real haciendo de mayordomo de un periodista-basura, ¡me cago en mi estampa ...!
¡Dios!, ¡qué peste!, debe ser aquí.
¡¡¡Señor Peñafiel!!!, ¡¡¡Señor Peñafiel!!!, ¿está usted ahí?
-¡No grites, estúpido!, que se va a enterar todo el mundo. La puerta está abierta, entra con cuidado.
-¿¿¿Pero qué es esto!!!, ¿de verdad lo ha hecho usted solito?. Parece que haya rociado las paredes con spray marrón, ¡menudo graffity!.
-¡¡¡Calla, gilipollas!!!, que esto no es el mercado de tu pueblo. ¿Qué me has traido?
-Pues un traje seminuevo y unas toallitas para limpiarse, aunque por lo que veo me he quedado bastante corto.
-¡Venga!, no hay tiempo que perder, coge las toallitas y empieza a limpiarme ..., ya sabes.
-¡Oiga!, que yo ...
-Calla o llamo a Juanito para que te ponga las pilas.
-¿Qué Juanito?
-Uno que suele decir: "La Reina y yo ...", ¡anda!, limpia, y no me ten cuidado con mis pelillos, que luego me escuecen.
-Una pena no haber traído aguarrás y algo de amoniaco.
-¿Lo qué?
-Nada, nada, ya voy limpiándole, ¡me cago en ...!
-Esas formas, becario, que estamos en Palacio.

lunes, septiembre 10, 2007

Aquellos Maravillosos Años

. lunes, septiembre 10, 2007
32 Perdieron el tiempo aquí

-Entonces, no vas a emitir este feo asunto de mi pelea callejera, ¿verdad?
-No depende de mí, Ramón.
-¿Cómo que no?
-Mi equipo y yo nos encargamos más que nada de la confección del reportaje. La decisión de que se emita o no no la tomamos nosotros sino los de la productora.
-¿Pero tú no decides lo que poner o no poner en tu programa?
-Es que esto no es tema para mi programa, te guste o no, se trata de un asunto menor. Todo este asunto es más digno de carroñeros televisivos, como los del Buscador o los del Tomate, que de programas de investigación como el mío.
-¡Oye, Mercedes!, ¡que yo no soy un cualquiera!
-No me refiero a eso, pero te guste o no esto ha sido un hecho aislado.
-Entonces qué debería hacer para salir en tu programa.
-En mi programa se habla de modos de vida, te voy a poner un ejemplo muy ilustrativo y a la vez; y esto te lo recalco y lo pongo en negrita, totalmente ficticio.
-Venga.
-Si por ejemplo quisera tocar el tema de la política, un título para mi programa podría ser: "Diario de ... Un Político Honesto". Pues bien, la gente que saliera en mi programa debería ser honesta a diario y no solo en momentos puntuales o de cara a la galería, de ahí que la cámara oculta sea nuestro principal método de trabajo, porque aporta mayores dosis de realismo y no deja lugar a interpretaciones. No sé si lo comprendes.
-Comprendo, comprendo.
-Pues si te dedicaras a ir por ahí todo el día pegándote y robándole la recaudación a los músicos callejeros ya podrías salir en mi programa, lo llamaría algo así como: "Diario de ... El Recaudador de la SGAE".
-De todas todas no quiero que todo este asunto de la pelea salga ni en el tuyo ni en ningún programa. Sin lugar a dudas se trata del mayor ridículo de mi vida.
-¡Ay!, ¡qué poca memoria me tienes!, Ramoncín.
-¿Por qué lo dices?
-¿Recuerdas la primera entrevista que te hice?
-Pues no, sé que me entrevistó mucha gente, pero ahora no los recuerdo.
-Pues mira:




-¡Cáspitas!, ¡si tenía el ojo más morado que ahora!, ¡pues sí que iba bien puesto!
-¿Además de mangar botellas de Aguila consumías drogas en aquella época?
-En aquella época todos nos metíamos algo, yo esnifaba pegamento Imedio, más que nada porque el bote era de los más pequeños. Una vez probé con el Supergen y me pasé una semana colocado.
-Pero de drogas duras nada, ¿no?
-No, pero se nota que no te has metido nunca pegamento, sino no me harías esa pregunta. De todas todas pregúntale a Jaime que ya le dí mi opinión sobre ellas en un capítulo anterior.
-¿Y dónde anda Jaime?
-Supongo que en el bautizo.
-Ok, gracias, Ramón, ahora tengo que irme.
-De nada, pero supongo que al final no vas a emitir esto.
-¿Lo de hace casi 30 años o lo de hoy?
-Espero que ninguna de las dos.
-No te puedo prometer nada.
-Pero ...
-Adios, Rockero de Terciopelo. Ya sabes, si te molesta, no lo veas, ¿te suena?.
-Muy graciosa, pero ese no era yo, era el pegamento.

domingo, septiembre 02, 2007

Lo que el Canon se Llevó

. domingo, septiembre 02, 2007
27 Perdieron el tiempo aquí

-¡Mercedes!, ¡Mercedes!, Ramoncín acaba de salir del furgón policial.
-Ahora mismo le entrevisto, ¡Ramón!, ¡Ramón!, ¡ven un momento!
-¿Qué haces tú aquí?, ¿cómo te has enterado?
-En respuesta a la primera pregunta te diré que no me queda muy lejos de donde estaba y a la segunda te contestaré que tengo mis fuentes, nada más. Desearía que me dieras tu versión de los hechos para contrastarla con ...
-¿No habrás entrevistado también a esa especie de delincuente musical, no?
-Pues sí, a él y a un jubilado que pasaba por aquí. Ahora quiero saber tu opinión acerca de lo que aquí ha sucedido.
-¿Y lo habéis emitido ya?
-Todavía no.
-¡Menos mal! ¿Qué te contó ese desgraciado?
-¿El hippie o el otro?
-El hippie o lo que sea, que los carcamales no tienen credibilidad alguna.
-Pues mira, me contó esto.
-Tiene razón en lo que a los hechos se refiere, pero no quiero que se piense que soy un delincuente cualquiera. Simplemente trato de hacer justicia artística.
-Bueno, a mí me da igual, será el público en que decida.
-¿Qué público? Lo siento pero no puedes emitir nada de esto.
-¿¿Por qué??
-Porque acabarías con mi carrera.
-¿Qué carrera?, si hace siglos que no vendes un puto disco.
-Tienes razón, pero aún me queda mi carrera en el cine.
-¿Y tú has trabajado alguna vez en el cine?
-¡Siiií!, si no me crees mira este vídeo que tengo en el móvil.
-¡Mmmmm!, deja ver.
-Tranquila, es legal, he pagado por la descarga.
-No lo pongo en duda.



-¿Qué?, ¿qué te ha parecido?, ¿era todo un dandy, no?
-... no sé ..., si no fuera por el autobús diría que lo habías sacado de un capítulo de Curro Jiménez. -¿A qué tenía talento?
-Hombre, quizás fueras mejor actor que relaciones públicas.
-Si no hubiera dejado mi carrera en el cine probablemente hoy estaría entre los más grandes del celuloide español, junto a mitos como Joselito o Fernando Esteso.
-Seguro, seguro, ¿y por qué lo dejaste?
-Pues nada, en cuanto acabé esa película decidí que ya era el momento de dar el salto a Holliwood. Y todavía hoy tengo la esperanza de que me llamen.
-¿Y qué pensabas hacer allí?
-Siempre soñé con protagonizar la segunda parte de "Lo que el Viento se Llevó" .
-Pero ya está hecha, se llama Scarlett, o eso creo.
-¡Bah!, eso es un bodrio televisivo y los actores son pésimos.
-Si tú lo dices ...
-A Dios pongo por testigo que ningún autor jamás volverá a pasar hambre.
-Muy conmovedor.