domingo, mayo 27, 2007

Una Figura Paternal

. domingo, mayo 27, 2007
11 Perdieron el tiempo aquí

-La piel de gallina dice ... Vaya, etarra, no sabía que fueras un sentimental.
-Tampoco es eso, carcelero, solo son sueños, a todo hombre le gustaría tener un hijo que quisiera ser como él, ¿o no?.
-Ya, pero no te veo como ejemplo a seguir precisamente.
-Pues claro que sí, aparte de lo que te dije en el capítulo anterior, no sabes la de cosas que he soñado hacer si tuviera un hijo.
-Cuenta, cuenta, que me voy a reir un poco.
-Pues mira, por ejemplo los domingos me los imagino así:

-Papá, papá, ¿qué vamos a hacer hoy por la mañana?
-Ir a misa, hijo, que el cura es de los nuestros.
-Pero dice mi amigo Fede que la Iglesia está en contra de ETA.
-Te tengo dicho que no te juntes con ese fascistilla del Fede, que hay algo en él que no huele bien, tal vez sea el padre. La iglesia que está en contra de ETA es la española, la vasca nos apoya y por eso cuando seamos independientes tendremos nuestro propio papa.
-¿Sí?, ¿con Papamóvil y todo?
-Con Papamóvil a prueba de bombas, jejeje, pero el Papa no vestirá de blanco sino de verde y rojo, con los colores de la Ikurriña.
-¿Y cuando haga la Primera Comunión vendrá él a darme la ...?, ya sabes.
-Tranquilo, si no viene se la doy yo a él, jajaja.
-¿Y me comprarás un traje de marinerito para la ocasión?
-¡De eso nada!, harás la comunión vestido como un verdadero vasco, todo de negro y con boina y capucha, precisamente el otro día ví unas guapísimas en un escaparate.
-Ya, pero Froilán ...
-Ese es otro fascista retrógrado, Froilán con su indumentaria está haciendo apología del franquismo.
-Pero tú siempre dices que había un señor al que le quedaba muy bien el traje de marinero.
-Sí, se trataba de Carrero Blanco el día en que voló con su coche y lo aparcó encima de un edificio.
-¿De verdad?, a mí me gustaría ver como se hace eso.
-Tranquilo, algún día te enseñaré a volar coches, ahora vámonos a misa, que llegamos tarde.
-¿No llevas la lata de gasolina?
-Eso para después de misa.
-!Bieeen!, ¿me vas a dejar quemar algún contenedor?
-No
-¡Ah!, ya sé quemaremos un autobús.
-Estaría bien pero no son horas.
-¿Entonces?
-Iremos a un cajero y luego lo celebraremos en una Herriko Taberna.
-¿Al cajero?, ¿es que tienes que sacar dinero?
-Pues no precisamente, jejeje, ya verás qué bien nos lo pasamos allí.

martes, mayo 22, 2007

De Juana, la Esteban y la Operación Malaya

. martes, mayo 22, 2007
8 Perdieron el tiempo aquí

-¿Falta mucho para Donosti, español?
-No sé, pregúntale al conductor, ¿tanta prisa tienes?
-No, no es que sea prisa, es que estoy hasta los cojones de ir en una ambulancia contándole mi vida a un subnormal desconocido que por encima no es vasco.
-Ya, pues que yo sepa nadie te ha obligado. Por mí como si no dices nada más, total para lo que me tienes que contar ...
-¿Insinúas que lo que te cuento no es interesante?
-Yo no he dicho eso, simplemente que lo que te falta por contarme de tu historia ya lo he leído en los periódicos.
-Eso a lo que tú llamas periódicos no son más que unos simples panfletos fascistas cuya misión es adorar al partido político del que son afines y tratar de destruir a los demás.
-Sé de alguno al que no le va a gustar lo que has dicho, pero algo de razón llevas.
-Y tanta, español. Mi vida en la cárcel fue mucho más interesante de lo que cuentan y sino escucha:
Como comprenderás, la vida cuando estás en huelga de hambre no es nada agradable, sobre todo si tienes que lidiar todos los días con un carcelero tocapelotas. El caso es que había relación directa entre el descenso de los kilos y el interés que despertaba mi caso entre los medios, consecuencia de ello era el aumento de las visitas con objetivos que iban desde una entrevista, pasando por unas fotos y llegando al extremo del sexo, como ocurrió con Leticia o la de la Piedra esa que me dijo que quería un hijo mío. Ni que decir tiene que rechacé esas propuestas, claro.
Uno de esos tantos días llegó el bastardo del carcelero con un mensaje para mí:

-Etarra, preguntan por tí.
-Si es la Esteban otra vez le dices que no, que no quiero sexo con ella y mucho menos dejar que me entreviste para el programa de Ana Rosa.
-Tranquilo, que la Esteban no volverá a asomar el hocico por aquí, ya me he encargado yo de ella.
-Supongo que de un tiro en la nuca, como hacemos los profesionales.
-Pues no, resulta que la muy petarda conoce toda tu historia pero no tu cara ya que es incapaz de leer un periódico y en la tele sólo ve los programas del corazón, así que le dije que Fulgencio eras tú y la llevé junto a él.
-¿Te refieres a Fulgencio Portabales, el violador de animales?
-Sí, le hice un favor al bueno de Fulgencio, el pobre hacía meses que no mojaba, concretamente desde que lo pillaron follándose a uno de los caballos de la Operación Malaya.
-Pura Sangres nada menos, claro, supongo que las ratas que hay aquí no le valen.
-No es que no le valgan, es que no las da pillado, pero lo que interesa es que tú te has librado de la Esteban y Fulgencio ha vuelto a mojar e incluso le han hecho una entrevista con fotos y todo.
-Ya, pero supongo que cuando llegue al programa Ana Rosa se dará cuenta de que el tipo al que entrevistó la otra no era yo.
-¡Y qué mas da!, seguro que vende más la historia del que le violó el caballo del compinche de Julián Muñoz que la de un maldito etarra en huelga de hambre.
-Oye, montón de mierda, ¡cuidado con lo que dices!, que el dueño de los caballos no era compinche de Cachuli, eran enemigos. Además mi caso no es del interés de la prensa del corazón sino de la seria.
-Sí, pero la Operación Malaya interesa a ambas.
-Puede que tengas razón, carcelero, pero no pienso dar pie a que me conviertan en un icono mediático por el simple hecho de que mi situación sea o deje de ser morbosa, mi único objetivo es despertar el interés político y jurídico y reivindicar mi derecho a la libertad.
-Ya, claro, no quieres dar mal ejemplo a las nuevas generaciones.
-Las únicas nuevas generaciones que me interesan son las de los de la Kale Borroka. Esos son los hijos que nunca tuve y me gustaría tener.
A veces sueño que tengo un hijo y que le pregunto acerca de lo que quiere ser de mayor y él me contesta (en vasco claro, no pienso enseñarle el idioma opresor): "Papá, de mayor quiero ser terrorista como tú y reventar España de norte a sur para poder estar luego en las mejores prisiones"
¡Snifff!, perdona por las lágrimas, carcelero de mierda, es que se me pone la piel de gallina con sólo pensarlo.

viernes, mayo 18, 2007

El Carcelero, el Etarra, los de la Tele y las Bombas

. viernes, mayo 18, 2007
17 Perdieron el tiempo aquí

-El caso, español, es que cuanto más famoso me hacía yo, más me tocaba los huevos el puto carcelero, y nunca mejor dicho.
-¿Por lo de puto?
-Españoool, no empieces, que no llevaba tanto tiempo sin mojar para estar tan desesperado. Lo decía por lo de tocar los huevos.
-¡Ah!, vale, vale, no era mi intención ...
-Que nos conocemos, español, que nos conocemos, mejor estate calladito y escucha:
Como te dije antes, tras el inicio de la huelga de hambre mi PoPularidad subió muchos enteros y eran muchos los medios que deseaban entrevistarme. Un día apareció el maldito carcelero con un recado:

-¡Etarra!, han venido los de Saber Vivir para preguntarte por la posibilidad de ponerte una web cam en la celda, para así ir viendo y analizando en tiempo real las consecuencias de la abstinencia alimenticia en tu cuerpo.
-Ya, ¿y qué me ofrecen a cambio?
-Han dicho que serás portada de su revista y que te regalarán un lote completo de los productos de su teletienda, al parecer incluye ..., déjame leer bien, un alcoholímetro, un tensiómetro, un cuentapasos, un ...
-Deja, no me interesa esa mierda, diles que se metan la cámara por donde les quepa, donde esté la Botica de la Abuela que se quiten esos fascistas del Saber Vivir.
-Ok, también ha venido Leticia Sabater ...
-¿Y qué quiere la pedorra esa?
-Dijo que en principio sólo sexo, dice que la ponen cachonda los chicos problemáticos. También dijo algo sobre participar en su nuevo programa y ...
-Deja, deja, no quiero tener nada que ver con petardas de cerebro líquido, antes que eso prefiero cascármela con un estropajo, aunque si viene Paris Hilton le haría un huequecito, jeje.
-¡Joder!, etarra, ¡qué éxito! Hay que joderse con lo bien que te ha ido desde que empezaste la maldita huelga de hambre, ¿eh?, pillín -me dijo mientras me pellizcaba en la mandíbula.
-¡Suelta, carcelero de mierda!, no te pases, te estás tomando muchas libertades y puedes pagarlo caro.
-¿Cómo de caro?
-Lo de siempre, pero esta vez te daré la oportunidad de elegir el dónde y yo elegiré el cómo.
-No caigo.
-Pues precisamente eso es lo único que tienes que hacer, caer.
-¿Cuándo?
-El cuándo no entraba en el juego.
-¡No te entiendo, etarra!
-¡Joder, pareces corto, carcelero! Yo elijo el cómo y es con una semiautomática en la nuca y tú eliges el dónde, te toca elegir la cuneta.

-¡Hay que ver cómo te pones por haberte estirado un poco el pellejo! Si te hubiera pegado una patada en los huevos, entonces, ¿qué me harías?
-Me imagino que no tienes ni las agallas ni la osadía necesarias para hacerlo, pero de todos modos si te atrevieses a rozar tan siquiera mis santos y vascos cojones, te doy mi palabra de terrorista sanguinario que te haría explotar al menos 200 kilos de goma-2 en los gayumbos. Ten por seguro que para reconocer tu cadáver les iba ser necesario utilizar el microscopio.
-¿Y los gayumbos?, ¿te valen estos que tengo puestos?, ¿los quieres de marca?, ¿te traigo unos limpios o vas tú a por ellos a mi mesilla?. Si escoges esta última opción te pediría que tuvieses cuidado de que la mesilla no saliera dañada con la deflagración, es que es rústica, me costó un ojo de la cara y ...
-¡¡¡VETE A LA PUTA MIERDA, CARCELERO!!!, estoy hablando muy en serio -bramó el etarra.
-Ya lo sé, pero 200 kilos me parece mucha goma-2, no hay que ir despilfarrándola por ahí que está muy cara.
-Estás equivocado, carcelero, las cosas o se hacen a lo grande o no se hacen, mira sino la chapuza que hicieron en Barajas.
-Hombre, tanto como chapuza ...
-¡Que sí, que fue una auténtica chapuza!
-Porque al final la pifiaron y murieron dos, ¿no?
-Mira, carcelero, si yo dirigiese el comando encargado del atentado del aeropuerto te aseguro que los cascotes volarían más alto que los aviones y que tras la explosión sólo quedaría un gran cráter relleno de hormigón en polvo.
-¡Mira que eres salvaje, etarra!
-¿Sabes?, carcelero, mi mayor sueño sería hacer explotar una bomba atómica y ver el hongo que se produce, y como me caes bien te daría el privilegio de asistir al espectáculo en primera fila.
-Ya estamos con lo mismo.
-¿A que molaría?
-Si tú lo dices ..., pero yo tengo otras preferencias.
-Ya, pero seguro que no son tan divertidas como lo que yo te ofrezco.
-Hombre, haciendo lo que tú supongo que se debe quemar bastante adrenalina.
-Adrenalina y algo más, carcelero.
-Lo imagino.

viernes, mayo 11, 2007

Motivos Personales

. viernes, mayo 11, 2007
16 Perdieron el tiempo aquí

-¿Y cómo hiciste para hacernos creer a todos que era una reivindicación y no un régimen?
-Fácil, en cuanto vieron que me había saltado un par de comidas ya me vinieron a preguntar:

-¡Oye tú, etarra!, ¿no te gusta el rancho o qué?
-Hombre, seguro que unos sesos de carcelero fascista al ajillo me harían reconsiderar mi postura.
-Je, je, je, nunca pierdes el sentido del humor, ¿no?, etarra.
-Te confundes, carcelero, sabes bien que con las cosas de comer no bromeo.
-¿Y dónde piensas encontrar los ingredientes?.
-Tráeme una cabeza de ajo, un poco de aceite, una guindilla, una recortada y pon tu nuca a tiro.
-De la manera que lo pintas entonces pocos sesos ibas a aprovechar.
-Tienes razón, carcelero, pero de todas todas aún dejando la cabeza intacta no creo que hubiera mucho que comer.
-En eso puede que tengas razón, el serrín de tu cabeza probablemente sea más nutritivo.
-¡Carcelerooo ...!, piensa en Ortega Lara.
-Bueno, dejémonos de pantomimas, ¿por qué cojones no has probado bocado hoy?, ¿acaso estás en huelga de hambre o qué?
-La verdad es que se trata de ..., bueno ..., ¡pues claro que estoy en huelga de hambre!, carcelero, faltaría más.
-Ya, ¿y la causa?
-¿A tí qué cojones te importa?, carcelero.
-¡Y dale!, a mí me importa una mierda si comes o no, por mí como si te la cascas con un ladrillo. Me envían para preguntarte si hay alguna causa en particular.
-¡Ejem ..!, pues, pues ..., para protestar.
-No será por lo de tu nueva condena, ¿verdad?
-¿Nueva cond...?, ¡ah!, sí, sí, esa tontería de las amenazas, claro, claro, jejeje, era todo en broma, pero se ve que la gente no tiene sentido del humor, jejeje, sí, sí, por la nueva condena, porqué iba a ser sino.
-Tú mismo, se lo comunicaré a mis jefes.
-Eso, carcelero, comunícaselo a tus jefes y a la humanidad entera que yo, el Excelentísimo Señor Don Iñaki De Juana Chaos, mártir de la crispación política y azote del fascismo ibérico, me pongo en solemne e irreversible huelga de hambre.
-¿Qué quieres decir con eso de irreversible, que no piensas bajo ningún concepto dar marcha atrás?
-Bueno ..., jeje, eso de bajo ningún concepto hay que matizarlo un poco, ¿no crees?
-Hombre, no sé, tú dirás.
-Mira, mejor diles que sólo abandonaré la huelga de hambre si anulan la condena.
-No entiendo mucho de leyes pero eso lo veo difícil tal y como están las cosas.
-Pues entonces por lo menos que me dejen llevar a cabo tales amenazas.
-Sí, claro, si te parece podrías usar la misma recortada que me pediste para levantarme la tapa de los sesos.
-No sería mala idea, carcelero, no sería mala idea, aunque, ¿sabes?, yo soy más partidario de matar a un pájaro de varios tiros que de matar a varios pájaros de un tiro.
-Tú estás muy mal, etarra.
-¡Cállate ya!, perro fascista.

-Pues ese fue para la opinión pública la inauguración de mi flamante huelga de hambre.
-Ya veo, ha sido un testimonio desgarrador.
-Ni que lo digas, español.

viernes, mayo 04, 2007

De Juana se Pone a Dieta

. viernes, mayo 04, 2007
18 Perdieron el tiempo aquí

-¡Iñaki!, deja de irte por las ramas y cuéntame de una puta vez cual fue la verdadera causa de tu huelga de hambre.
-¡A mí nadie me da órdenes y mucho menos un mequetrefe como tú!, ¿me entiendes?, español.
-Vale, lo siento, es que me tienes en ascuas.
-Pues ahora no te lo cuento, hala, por maleducado.
-Anda, cuenta, cuenta, te prometo que no te volveré a dar más órdenes.
-La huelga de hambre la empecé para defender mis derechos y mis ideales.
-¡¡¡Mientes, Iñaki!!!, hace un par de capítulos me dijiste que había sido por casualidad, que habías cogido unos kilos en la cárcel, que no te gustaba el ejercicio físico y que tu novia Irati había tenido algo que ver.
-¿Capítulos?, ¿de qué va ésto? Maldito reptil rojigualdo, a mí no se me llama mentiroso a la cara y se sigue luego con vida, ¿te enteras?
-¿Reptil yo?, ¡anda!, mírate al espejo, que pareces una serpiente famélica.
-¡Españool!
-¡Vete a la mierda De Juani y cuenta la verdad!.
-Bueno, sin que sirva de precedente te voy a contar la verdad verdadera, pero sólo porque me da la gana, ¿ok?.
-Entonces reconoces que lo de los derechos y los ideales era una patraña, ¿no?
-No del todo, español, no del todo.
No sé de donde lo habrás sacado, pero tienes razón en lo de los kilos, el ejercicio e Irati, precisamente ésta última me dijo un día:

-Te estás poniendo fofo, Iñaki, ¡mira qué michelines tienes, y la papada!
-Pero si yo sólo como lo que me dan, no abuso, no pico entre horas, no ...
-¡Me da igual, Iñaki!, te estás aburguesando. ¿Quién va a respetar a un terrorista gordo?
¿Acaso conoces a algún terrorista famoso que sea gordo?, mira a Bin Laden y eso que le sobra el dinero.
-Lasarte no es que sea una sílfide precisamente, además es que el bueno de Osama siempre ha sido un tirillas, si le hubieras conocido de joven ...
-Me da igual, Iñaki, tienes que perder unos cuantos kilos, empezarás mañana.
-¿Así?, ¿tan de sopetón?, déjame al menos que lo piense con calma.
-No hay nada que pensar, tú eliges, o dieta o ejercicio, he oído que aquí hay un gimnasio completísimo.

-Sabes de sobra que detesto el ejercicio físico y a todos aquellos que lo practican, en especial los que van al gimnasio.
-Les detestas porque hacen lo que tú no eres capaz, ¿no?
-No, les detesto porque son esos mismos que cogen el ascensor para subir un piso en vez de subir por las escaleras, porque son los que cuando van a un sitio tienen que aparcar a la fuerza delante de la puerta más cercana o como mucho a 10 metros, son los que en el trabajo siguen la ley del mínimo esfuerzo y eso que les pagan. Y luego, luego, luego se van al gimnasio a andar y a sudar como auténticos gorrinos, todo eso pagando, claro.
-Me da igual lo que pienses, mañana empiezas. ¿Dieta o ejercicio?, tú decides.
-Y si no te hago caso, ¿qué me va a pasar?, ¿me van a subir el colesteróleo y los triglicérdidos esos?, ¿padeceré diabetis?
-Haz lo que quieras, yo no te obligo, pero te hago saber que Henri me anda tirando los tejos.
-¡Maldito gabacho de mierda!, se va a enterar ese quién es Iñaki de Juana Chaos, cuando le coja le voy a vaciar un cargador en la nuca y ...
-¿Dieta o ejercicio?
-Dieta, por supuesto, ya verás, acabará por servirme la talla 36.
-Déjame que lo dude bastante.
-¿Apuestas algo?
-Mejor no. Entonces a partir de mañana comerás ensaladas, menestras, pescado cocido, un sólo filete y a la plancha cada semana, yogures, ...
-¡Prefiero morirme de hambre antes que comerme toda esa basura!

Y así empecé la dieta más severa que jamás se haya conocido.
-¡Mira que eres salvaje, Iñaki!
-A que sí, español, a que sí.