miércoles, abril 25, 2007

Información al Consumidor

. miércoles, abril 25, 2007
14 Perdieron el tiempo aquí

Esta semana dispuse de muy poco tiempo (por eso el capítulo anterior es tan corto, no vayáis a pensar que he cambiado, ni mucho menos pienso dejar de escribir testamentos).
Hace unos meses empecé a poner una canción por semana, que pasó al formato de videoclip hace dos o tres. Animado por Rosquilleta y aprovechando un blog que tenía por ahí medio aparcado voy a publicar allí los vídeos con algún que otro comentario. Para los interesados que no lo supieran ya, esta es la dirección (de todas todas lo tenéis en los enlaces):
http://tiradete.blogspot.com

Prometo no hacerme allí tan pesado como aquí y espero que os vaya gustando.

Cocidito Madrileño

.
9 Perdieron el tiempo aquí

-¡Ya te has ido otra vez por las ramas!
-¿Yooo?, ¿de qué?
-Te pregunto que cómo empezaste con lo de la huelga de hambre y acabas hablando de un "coitus interruptus".
-Es que uno empieza a recordar, se emociona y ...
-Al tema.
-¡Me cago en tu madre, español!, ¡aquí el que lleva la voz cantante soy yo!

-Es verdad, ya no me acordaba que eras un terrorista sanguinario, con muchos muertos sobre tus espaldas y todo eso, pero la verdad, viéndote así tan acabadillo no impones nada.
-Aún así tan "acabadillo" te cortaría las criadillas y me las comería al ajillo.
-Pero entonces se te acabaría la huelga de hambre, ¿no?
-¡Ostias, pues es verdad!, ¿en qué cojones estaría yo pensando?
-En los míos.
-¿Qué?
-Nada.
-Más te vale.
-Oye, si dieras por terminada hoy la huelga de hambre, ¿qué te apetecería comer?
-Sin dudarlo ni un momento te contestaría que un buen cocido madrileño, pero con ingredientes 100% vascos. Con sus pimientitos de Padrón, su jamón de Guijuelo y sus coles de Bruselas, todo ello regado con un buen albariño Ribeira do Louro.
-¡Pero si el cocido no lleva pimientos, ni coles; y que yo sepa, ni Padrón, ni Guijuelo, ni Bruselas, ni el albariño son vascos!
-De momento, español, de momento. Ya sabes que con Zapatero todo es posible.
-¡Joder!, hablas igualito que Acebes.
-¡Españoooooool!

domingo, abril 15, 2007

Sexo, huesos y terrorismo

. domingo, abril 15, 2007
22 Perdieron el tiempo aquí

-¡Pffffffffffffffffffff!
-¿Suspiras?
-No, son gases.
-Entiendo, como no comes tienes el intestino lleno de aire.
-Español, ojito con lo que dices.
-Visto el tema de conversación, yo diría ojete en vez de ojito.
-No te entiendo.
-Normal, falta de riego.
-¿Falta de qué?
-Nada.
Oye, ¿cómo se te ocurrió lo de la huelga de hambre?
-Casualidad, fue todo por casualidad.
-¿Casualidad?, pero si te salió a pedir de boca, nunca mejor dicho, siempre supuse que había sido una decisión muy meditada y dura.
-¡Qué va!, en un principio simplemente quería bajar unos kilos. Soy tan enemigo del ejercicio físico como de España y con la vida que llevaba en la cárcel había engordado de más. Irati me convenció de ello.
-¿Quién es Irati?
-Mi churri, ¿quién iba a ser sino?
-No sé, alguien de la banda, algún dirigente.
-Español, a nadie en su sano juicio se le ocurre darme una orden a mí, por muy dirigentes que sean, todos me temen.
-Ya, ¿y entonces ella?
-Ella no me lo ordenó, ella me conveció, que no es lo mismo. Irati es una ninf..., ¡ejem!, una ninfa, español, no sabes lo afortunado que soy teniéndola a mi lado. Ella es el detonador que hace explotar en mil pedazos el coche bomba de mi corazón. Un beso suyo es como un tiro en la nuca que me hace caer de rodillas, postrado ante ella. Sus labios son rojos y carnosos como una fresca herida de bala. Y luego están sus ojos, cuando me clava su mirada es como si me estuviera disparando con un rifle de mira telescópica. A veces sueño que me pierdo en su cuerpo, sus curvas son contínuas subidas y bajadas, como pequeñas colinas, la policía me persigue y al final, oculta entre unos grandes matorrales, encuentro la cueva que guarda el mayor tesoro que todo hombre pueda desear y que además me sirve de refugio.
-Pues sí que te tiene engatusado la tía, de todas todas dile que avise un jardinero a ver si puede podar un poco los matorrales esos de la cueva, que no deben quedar muy estéticos.
-No te entiendo, español. Además tú nunca entenderás lo que yo siento por esa mujer, tu corazón es frío e insensible e incapaz de albergar tanto amor.
-Como se enteren tus amigos etarras que andas diciendo estas cursilerías no se van a reir poco.
-Como se enteren, español, te juro por mis costillas que los huesos más grandes que te van a quedar enteros van a ser los del oído.
-De todas todas, esa mujer tiene que estar muy, pero que muy desesperada para meterse en la cama contigo visto el aspecto que tienes ahora.
-Ríete, español, ríete, pero a ella la pongo a mil así tal y como estoy ahora, dice que cada vez que me rodea con sus brazos es como si abrazara un manojo de rifles, y que mis dedos de los pies son como balas de distintos calibres, le encanta mordisqueármelos.
-Así que en esas estábais cuando os pillaron en la cama del hospital, ¿no?
-Pues no, español, ¡ejem!, has de saber que dado mi precario estado físico pues soy incapaz de conseguir una buena erección, ella lo intentó de todas las formas posibles, pero no hubo manera, así que para aliviarse trató de utilizar mi brazo agarrotado. Cuando estaba intentando ..., ya sabes, pues la pillaron, así, a horcajadas sobre mi puño.
-¡Joder!
-Eso intentaba, me cabreé mucho pues por una vez estaba a punto de correrme cuando ellos entraron, me cortaron de golpe la meada y ya sabrás el dolor de huevos que te da luego, por eso arranqué la sonda que me alimentaba, por la rabia de un coitus interruptus.

lunes, abril 09, 2007

DE JUANA, AUTOR DE UN CRIMEN QUE HORRORIZÓ AL MUNDO

. lunes, abril 09, 2007
14 Perdieron el tiempo aquí

Según iba avanzando la conversación más me convencía de que en el relato del etarra había muchas lagunas, sobre todo mentales. Desconocía la verdadera historia del tipo este y me costaba averiguar qué cosas eran verdad y cuales no.
Dicen que el hambre agudiza el ingenio, pues el ingenio no sé, pero Iñaki de Juana tiene mucha imaginación, o eso me pareció.
Aún no había acabado de amenazarme por el asunto de los halagos cuando la ambulancia cogió uno de los múltiples baches o socavones que se pueden encontrar a lo largo y ancho de las carreteras de este nuestro país (la culpa, de Zapatero, claro), mucho radar, mucho radar, pero sólo para recaudar y mientras, las carreteras sin asfaltar, bajan los puntos pero no los accidentes.
A lo que iba, la ambulancia pilló un bache y el traqueteo consiguiente hizo que el etarra dada su debilidad perdiese momentáneamente el conocimiento. Gracias a unas hábiles maniobras de reanimación por parte de los ténicos sanitarios no tardó en recuperarlo y empezó a vociferar.
-¡YO, YO, YO LA MATÉ, NADIE MÁS! ¿ENTIENDES, ESPAÑOL?
-Te entiendo, te entiendo, pero no sé a qué te refieres.
-Así me gusta, que obedezcas sin chistar.
-¿?
-Pues sí, yo la maté, y nadie me lo reconoce, ¿ENTIENDES, ESPAÑOL?.
-¡Que sí, pesado!, que te repites más que el ajo, ¿pero a quién coño mataste?
-Era una fría tarde de otoño, yo había salido a dar una vuelta por el bosque para estirar las piernas y practicar algo de tiro. Las hojas recien caídas crujían bajo mis botas monteras, una bandada de cuervos hambrientos amenizaba la tarde con sus armoniosos graznidos mientras que a lo lejos se escuchaban los primeros truenos que anunciaban la tormenta próxima. Ese es el tipo de escenario que le gusta a uno. Así estaba yo embobado con tanta belleza cuando la ví, orgullosa, altanera, segura de sí misma, soberbia, ...
-¡Gora Euskalherría! -grité
Ella me vio y calló, esperaba que al reconocerme echara a correr presa del pánico, pero no fue así, se quedó quieta mirándome fijamente a los ojos, sin pestañear, como echándome un pulso. No pude soportar el peso de su mirada y en ese momento me dí cuenta que tenía que matarla y ella, me imagino que por instinto también adivinó lo que le esperaba. Apartó su vista de mí para posarla en un retoño que correteaba alrededor suyo ignorando lo que se le venía encima. Empuñé el arma que llevaba en el bolsillo, ella hizo un gesto severo a su retoño indicándole que tenía que abandonar aquel sitio y volvió a posar su mirada en mí dándome a entender que dejara escapar al pequeño. La criatura, sorprendida y ya asustada, obedeció sin chistar aunque con lágrimas en los ojos. Detesto los llantos pero le comprendí, tal vez intuyó que era la última vez que iba a ver a su madre con vida, y así fue.
-¿La mataste así, a sangre fría?
-Sí de un disparo en la nuca, marca de la casa. Su cadáver quedó allí, en un claro del bosque, había dado su vida para salvar la de su retoño y eso le honra, aunque sin ningún problema los hubiera matado a los dos. Cuando lo recuerdo pienso que fui un blando, me dejé llevar por los sentimentalismos, y así no se va a ninguna parte.
-¿Y por qué la mataste?
-¡Por fascista!, ¿no viste cómo me miró?
-No, no lo ví, me lo contaste.
-Es verdad, pero solo un fascista, un enemigo del pueblo vasco te mira así. Además, yo llevaba puesta una camiseta con la Ikurriña y ella ni se inmutó, hasta me pareció que la despreciaba, merecía morir y cumplí con mi deber de patriota.
-Pero, ¿quién era ella?, no me lo has dicho.
-¡No te enteras, español!, he cometido uno de los atentados más famosos de la historia de la humanidad, pero los dirigentes de la banda, ¡siempre los dirigentes!, no me dejaron hacer el comunicado correspondiente atribuyendo la autoría a la banda.
Yo maté a la madre de Bambi de un tiro en la nuca y no como cuentan por ahí, la ejecuté por fascista.
-Así me quedo más tranquilo, eres todo un criminal. Cuando se entere Rajoy fijo que convoca una manifestación en apoyo al famoso cervatillo.
-También me faltó un pelo para echar abajo al helicóptero de Tulipán, lástima de no tener a mano un misil tierra aire.
-Claro, claro, eso sería ya el no va más. La verdad, Iñaki, se te va un rato.
-¿Lo qué?
-La olla, que se te va la olla.
-Las ollas sirven para fabricar bombas, español.
-Tienes razón, ¿para qué otra cosa iban a valer sino?
-Para cocinar no, que luego los garbanzos saben a pólvora.
-Pues menudos pedos que te echas después.
-Mortales de necesidad, pero pedos, y no esas ventosidades que echáis vosotros, los españoles.
-Mejor dejemos el tema.

miércoles, abril 04, 2007

DE JUANA, BIN LADEN Y EL ATENTADO PENDIENTE

. miércoles, abril 04, 2007
21 Perdieron el tiempo aquí

-¡Ahhh! -suspiró el etarra- ¡qué bien me lo pasé en Argelia!
-Te gustó el entrenamiento, ¿no?
-Me lo pasaba pipa todo el día pegando tiros, fabricando bombas y colocándolas en coches para el desguace. Allí conocí a toda la plana de la banda terrorista, tanto a los dirigentes de aquella época como a los pistoleros más sanguinarios.
-¿Y las autoridades argelinas os dejaban campar a vuestras anchas?
-¡Pues claro! Ellos nos traían la mierda y nosotros la limpiábamos.
-No te entiendo.
-Nos traían delincuentes comunes para que los utilizáramos como cobayas humanas en nuestras prácticas. También adiestrábamos en el manejo de las armas y explosivos a guerrilleros musulmanes para ir a combatir a cualquiera una de sus estúpidas guerras santas. Por aquella época conocí a un joven Osama Bin Laden y digo joven porque nació dos años después que yo, aunque luego aparente tener más.
-¿Conociste a Bin Laden?
-Sí, por aquella era un niño de papá jugando a las guerras y estaba en nómina de Estados Unidos, lo de Al-Quaeda vino mucho más tarde. Me lo pasaba bomba con él, nunca mejor dicho. El soñaba con ser el amo del mundo y yo con ser el terrorista más sanguinario.
-¿Y ya era un fanático religioso como ahora?
-Ni lo era antes ni lo es ahora, o eso supongo. A él todo eso le importaba una puta mierda. Tanto para él como para el resto de los dirigentes islamistas la religión simplemente era un mero instrumento para llevar a cabo sus fines y someter al pueblo ignorante. ¡Qué buenos tiempos aquellos!
-Pero todo lo bueno se acaba, ¿verdad?
-En efecto, cuando hube terminado la formación me vine para Madrid.
Dadas mis dotes innatas me formaron no para ser un simple pistolero, sino para dirigir un comando, el Comando Madrid, nada más y nada menos.
A decir verdad, me jodió un poco que no me hubieran puesto desde un principio como jefe del comando, pero dada mi inexperiencia lo entendí.
-He visto que se te volvía la boca agua al pronunciar lo del Comando Madrid.
-Es que es el sueño de todo Etarra, liderar el Comando Madrid, el comando de la capital del país enemigo.
-Si al final va a ser que eres un centralista, uno de la capital y no un etarra de provincias cualquiera.
-¡Españooool ...! -la famosa mueca volvió a aparecer.
-¡Yaaa ...!, ¡joder!, no se te puede decir nada.
-Lo que hice una vez en Madrid no hace falta que te lo cuente. De sobra lo sabrás por los periódicos, los telediarios y por los políticos, en especial los del PP, que han conseguido que mis atentados no queden en el olvido eclipsados por el del Hipercor, los de las Casas Cuarteles de Zaragoza y Vic, o el de Carrero Blanco, ya sabes el chiste, el primer mortal que subió al cielo con coche y todo.
-Claro, tus atentados eran de segunda clase, ¿no?
-¡Mis atentados son tan buenos como los de cualquiera, español!, dame una tartera, un poco de goma-2, unos tornillos y un mando a distancia y verás lo que hago contigo y con esta ambulancia. -No serías el primero.
-Ya sé que eso es muy habitual en Irak.
-¡Vives en el pasado, tío!, ahora se usan móviles y no mandos a distancia. Claro, tanto tiempo en el trullo que no te enteras de los adelantos tecnológicos.
-Las bombas de ahora seguro que son una puta mierda, las de antes sí que eran bombas de verdad. Ahora para asegurarte de que una bomba va a funcionar correctamente se tiene que morir uno en el atentado, como hacen los moros esos.
-Parece que desprecias a los terroristas musulmanes. ¿Qué diferencias hay entre ellos y vosotros?
-Hay dos grandes diferencias. Una es que ellos la palman y nosotros salvo accidente no, y la segunda es que ellos lo hacen por un estúpido fanatismo religioso mientras que nosotros lo hacemos por defender una patria y unos ideales.
-¿Y no se puede tildar a lo vuestro como fanatismo político o ideológico?
-¿Fana... qué?, ¡españooool!
-Ya, ya, ya sé que no te gusta el tema, pero ellos por lo menos tienen la valentía de dar su vida.
-Mira, español, moros hay a patadas, mientras que posibles terroristas de ETA sólo medio ciento, los buenos terroristas deben preservar su vida. De poco vale que mates a 300 si no puedes quedarte a recibir los elogios de tus compañeros.
-A eso se le llama vanidad, de verdad, ¿te hubiera gustado matar a 300?
-Pues claro, ese fue el único trabajo que me quedó pendiente.
-Así que si no huiste fue porque aún tenías otro atentado en mente.
-Exacto, cuando nos trincó la "madera" teníamos el plan a punto de caramelo.
-Hablas como un macarrilla de barrio.
-En el talego se aprende de todo, español.
-¿Y qué plan era ese que os quedó pendiente?
-Queríamos destruir por completo el local donde aún a día de hoy se reúnen para conspirar los mayores malhechores del país, con ellos dentro, claro.
-¿Te refieres a la cárcel de Carabanchel?, no, espera ahora está cerrada, ¿quizás Alcalá Meco o ...?
-Frío, frío, español, por ahí vas mal.
-¿La Audiencia Nacional?
-Eso no estaría mal, pero frío, frío.
-¿Los palcos del Bernabeu?
-Helado.
-Pues pido papas.
-El Congreso.
-¿El de los Diputados?
-Ese mismo.
-Hombre, el Congreso es un nido de serpientes y dudo mucho que haya algún diputado que no sea mentiroso, corrupto o mezquino, en el fondo todos son políticos y esto es algo intrínseco a ellos. Pero aún así creo que los mayores malhechores relacionados con la política están en las corporaciones locales, en los ministerios, en las consejerías, etc.
-Me da igual, ¡iba a ser un atentado grandioso! Lo de Tejero a mi lado no sería más que un simple juego de niños, lástima de la "madera" que lo jodió todo.
-¿Y cómo teníais pensado hacerlo?
-Todavía no estaba nada claro cómo se iba a llevar a cabo, pero te aseguro que iba a haber por lo menos un camión-bomba cargado hasta arriba de goma-2. Con semejante explosión, la nube de polvo que iba a levantar se vería desde Barcelona.
-Pero os trincaron antes.
-Deberíamos habernos largado de España mucho tiempo antes, pero insistí en quedarme. Lo del atentado en el Congreso era un plan ideado por mí. Los dirigentes de la banda en aquella época dudaban de que pudiera llevarse a cabo tal y como yo planeaba, y ponían muchas pegas en lo que al suministro de la goma-2 se refiere. Todas esas dudas y la tardanza en dar su visto bueno nos acabó por joder y nos cazaron. Finalmente y para escurrir el bulto me echaron la culpa de mi captura y la del resto del comando. Dijeron que debería estar en sudamérica pero que si me quedé fue por tozudez.
-¿Y por qué ese ansia por echar abajo el Congreso?
-Por lo que representa y principalmente porque con ese atentado sería con diferencia el terrorista más sanguinario de todos los tiempos, mi nombre estaría escrito con grandes letras rojas en el olimpo de los terroristas vascos.
-Eso está bien, ¿ves?, me gustan los inconformistas como tú.
-Me halagas, español, me halagas, y no me gusta.