martes, mayo 22, 2007

De Juana, la Esteban y la Operación Malaya

. martes, mayo 22, 2007

-¿Falta mucho para Donosti, español?
-No sé, pregúntale al conductor, ¿tanta prisa tienes?
-No, no es que sea prisa, es que estoy hasta los cojones de ir en una ambulancia contándole mi vida a un subnormal desconocido que por encima no es vasco.
-Ya, pues que yo sepa nadie te ha obligado. Por mí como si no dices nada más, total para lo que me tienes que contar ...
-¿Insinúas que lo que te cuento no es interesante?
-Yo no he dicho eso, simplemente que lo que te falta por contarme de tu historia ya lo he leído en los periódicos.
-Eso a lo que tú llamas periódicos no son más que unos simples panfletos fascistas cuya misión es adorar al partido político del que son afines y tratar de destruir a los demás.
-Sé de alguno al que no le va a gustar lo que has dicho, pero algo de razón llevas.
-Y tanta, español. Mi vida en la cárcel fue mucho más interesante de lo que cuentan y sino escucha:
Como comprenderás, la vida cuando estás en huelga de hambre no es nada agradable, sobre todo si tienes que lidiar todos los días con un carcelero tocapelotas. El caso es que había relación directa entre el descenso de los kilos y el interés que despertaba mi caso entre los medios, consecuencia de ello era el aumento de las visitas con objetivos que iban desde una entrevista, pasando por unas fotos y llegando al extremo del sexo, como ocurrió con Leticia o la de la Piedra esa que me dijo que quería un hijo mío. Ni que decir tiene que rechacé esas propuestas, claro.
Uno de esos tantos días llegó el bastardo del carcelero con un mensaje para mí:

-Etarra, preguntan por tí.
-Si es la Esteban otra vez le dices que no, que no quiero sexo con ella y mucho menos dejar que me entreviste para el programa de Ana Rosa.
-Tranquilo, que la Esteban no volverá a asomar el hocico por aquí, ya me he encargado yo de ella.
-Supongo que de un tiro en la nuca, como hacemos los profesionales.
-Pues no, resulta que la muy petarda conoce toda tu historia pero no tu cara ya que es incapaz de leer un periódico y en la tele sólo ve los programas del corazón, así que le dije que Fulgencio eras tú y la llevé junto a él.
-¿Te refieres a Fulgencio Portabales, el violador de animales?
-Sí, le hice un favor al bueno de Fulgencio, el pobre hacía meses que no mojaba, concretamente desde que lo pillaron follándose a uno de los caballos de la Operación Malaya.
-Pura Sangres nada menos, claro, supongo que las ratas que hay aquí no le valen.
-No es que no le valgan, es que no las da pillado, pero lo que interesa es que tú te has librado de la Esteban y Fulgencio ha vuelto a mojar e incluso le han hecho una entrevista con fotos y todo.
-Ya, pero supongo que cuando llegue al programa Ana Rosa se dará cuenta de que el tipo al que entrevistó la otra no era yo.
-¡Y qué mas da!, seguro que vende más la historia del que le violó el caballo del compinche de Julián Muñoz que la de un maldito etarra en huelga de hambre.
-Oye, montón de mierda, ¡cuidado con lo que dices!, que el dueño de los caballos no era compinche de Cachuli, eran enemigos. Además mi caso no es del interés de la prensa del corazón sino de la seria.
-Sí, pero la Operación Malaya interesa a ambas.
-Puede que tengas razón, carcelero, pero no pienso dar pie a que me conviertan en un icono mediático por el simple hecho de que mi situación sea o deje de ser morbosa, mi único objetivo es despertar el interés político y jurídico y reivindicar mi derecho a la libertad.
-Ya, claro, no quieres dar mal ejemplo a las nuevas generaciones.
-Las únicas nuevas generaciones que me interesan son las de los de la Kale Borroka. Esos son los hijos que nunca tuve y me gustaría tener.
A veces sueño que tengo un hijo y que le pregunto acerca de lo que quiere ser de mayor y él me contesta (en vasco claro, no pienso enseñarle el idioma opresor): "Papá, de mayor quiero ser terrorista como tú y reventar España de norte a sur para poder estar luego en las mejores prisiones"
¡Snifff!, perdona por las lágrimas, carcelero de mierda, es que se me pone la piel de gallina con sólo pensarlo.

8 Perdieron el tiempo aquí:

La interrogación dijo...

Lo ue molaría un titular de la prensa rosa uniéndo en paz y armonía al de Juana y a Belén Esteban.

Miss Sinner dijo...

¿Belén Esteban entrevistando a alguien? ¿Haciendo preguntas coherentes y escuchando las respuestas? ¡Anda chá!

Empiezo a sospechar que esta historia es ficción...

El amigo secreto dijo...

Pues no se si la historia es veridica o no... Lo que creo es que le hicieron la putada al Fulgencio con la Esteban... Se la metieron doblada, ¿o fue al revés?

Apadrina un niño del Pais Vasco a ver que pasa. ¿Llega con un euro al día?

El Responsable dijo...

Inte, sí, sería muy bonito oficiar una ceremonia y terminarla con estas palabras:
"Lo que el Tomate ha unido que no lo separe Salsa Rosa"

El Responsable dijo...

Miss Sinner, supongo que las preguntas las traería preparadas, se las habría escrito el mismo negro del libro de Ana Rosa.

El Responsable dijo...

amigo secreto, supongo que el bueno de Fulgencio, acostumbrado como estaba a tratar con caballos de raza, acabar con la berraca esa no le debió gustar mucho que se diga, pero la necesidad es la necesidad.

Groucho dijo...

Como le dije a Miss Dumont: "Cásese conmigo y no volveré a mirar a otro caballo"

Y es que no hace falta ir a las cuadras para ser zoófilo.

El Responsable dijo...

Como dicen las mujeres:
"El sito donde hay más animales juntos por metro cuadrado no es un zoo sino un campo de fútbol"