miércoles, marzo 07, 2007

GONORRENA CHAOSKIZUBIARROBEITIA

. miércoles, marzo 07, 2007

Me quedé un rato inmóvil con la vista fija en el interior de la ambulancia. Los sanitarios se afanaban en ubicar en su interior al terrorista tratando de hacerle el menor daño posible, pero se encontraban con el inconveniente del puño en alto.

-Por favor, señor, ¿sería tan amable de bajar el puño?, es que así nos dificulta mucho el trabajo.

-Lo siento, me va a ser imposible, lo tengo agarrotado.

-¡Vaya!, lo siento, no sabía.

-No pasa nada.

Finalmente lograron colocar al etarra debidamente en la parte trasera de la ambulancia y tanto los sanitarios como un par de agentes se ubicaron a ambos lados de la camilla. Uno de estos últimos se fijó en mí y me invitó a subir. Se me pasó por la cabeza que durante el trayecto podrían asaltarnos para intentar liberar al terrorista y me entró miedo, pero un gesto de uno de los policías llevándose la mano hacia un costado y enseñando la empuñadura de un arma hizo que abandonara cualquier vacilación y subiera al vehículo. Me ordenaron que me sentara justo detrás de donde iba el conductor, justo al lado de la cabeza del etarra. Según me dirigía hacia mi asiento tropecé con algo del suelo (no hay quien me quite de la cabeza que un agente me puso la zancadilla), perdí momentáneamente el equilibrio y me fuí a caer justo encima del brazo en alto del terrorista de tal forma que se lo forcé hacia atrás. Éste aulló de dolor y empezó a soltar lo que yo supuse que mil maldiciones en Euskera.

-Perdone, señor etarra, ha sido sin querer, y si quiere cagarse en mi madre haga el favor de hacerlo en castellano si no es mucha molestia.

Detrás de mí los agentes aguantaban la risa como podían, la cara del terrorista era un poema, las lágrimas llenaban las grandes oquedades que eran las cuencas de sus ojos, las venas y los tendones de su cuello estaban tan marcados que le daban el aspecto de un arpa cilíndrica, el resto de su cuerpo estaba totalmente tapado a excepción como dije antes del puño en alto, cuyo ángulo de inclinación con la horizontal había variado considerablemente por causa de mi involuntario tropiezo.

-¡Snifff!, ¡me cago en tu puta madre, español! -aulló finalmente el terrorista retorciéndose aún de dolor.

-Así me gusta, si se tiene usted que cagar en mi madre, por lo menos que yo lo entienda, señor Tijuana.

-De Juana, español, De Juana.

-¿Se apellida usted Español?

El terrorista al oir mi pregunta se había puesto rojo como la grana, su habitual mirada despreciativa se había tornado en furiosa, trató inutilmente de incorporarse, pero los cintos que le sujetaban a la camilla se lo impidieron. Uno de los sanitarios le indicó que se tranquilizase ya que una subida de tensión le podría perjudicar gravemente. Los agentes de policía no tomaron partido en la disputa, pero en sus rostros se adivinaba que se lo estaban pasando en grande con el sufrimiento del etarra.

-Mi nombre es Iñaki De Juana Chaos y español eres tú, no yo.

-Vaya nombre más rarito que tiene usted, señor Dejuana. Yo me llamo Suso.

-Encantado, español -mintió el terrorista recobrando su habitual mueca de desprecio por el mundo-, y no me llames más de usted o te arrepentirás de haber nacido.

-¿Usted veía Shon Goku?

-¿Qué cojones dices, Español?

-Es una serie de dibujos animados japoneses, Bola de Dragón, se llama, pues en ella había un enano calvo y con coloretes que se llamaba Chaoz, muy parecido a su apellido.

-¡Ah, sí!, me lo dejaban ver en la cárcel, Chaoz tenía talento, pero era un perdedor, se dejaba manipular por el otro fascista del ojo en la frente, ¿cómo se llamaba ...?

-Tem Shin Han.

-Ese mismo. Mi ídolo era Vejeta, siempre luchando contra el poder establecido. ¡Cómo me hubiera gustado convertirme en Superguerrero e ir liquidando fascistas por ahí.

-Pues a mí me terminaría aburriendo eso de estar todo el día peleando y lo de entrenar no te digo, pero me alegra que te gustara esa serie.

De pronto su rostro se relajó y me hizo un gesto para que me acercara, obedecí y me susurró al oído:

-Que quede entre nosotros, mi verdadero nombre es Ignacio Gonorrena Chaoskizubiarrobeitia (luego me enteré de que era mentira).

-¿Y por qué te lo has cambiado?, lo de Chaos lo entiendo, supongo que será una abreviatura.

-En efecto, y el otro, el de Gonorrena, pues ..., los demás niños me llamaban Gonorrea y los mayores se reían. Llegué muchas veces llorando a casa por ello, hasta que mi madre, que se llama Juana Esperanza se enfureció y fue por ahí pegándose si hiciera falta con todo aquel que me llamase Gonorrea. Así que más por miedo que por otra cosa me acabaron llamando Iñaki, el de la Juana.

-¿Y tu padre?

-Me abandonó cuando era niño.

Volviendo a recobrar el tono normal de voz le pregunté:

-Tuviste una infancia difícil, ¿no?

-La verdad es que sí, vivíamos al lado de una casa cuartel de la Guardia Civil y la mayor parte de los niños con los que tenía que jugar eran hijos de los agentes. Cuando había que hacer equipos para cualquier juego siempre me dejaban para el final y si éramos impares me ponían de árbitro para poder pegarme cada vez que la pifiaba, si había que jugar al escondite yo era el que contaba, si había que jugar al escondite inglés, empezaba yo, si jugábamos a las peleas a caballo, siempre me tocaba hacer de montura, si jugábamos a los médicos con las niñas, yo era el celador, incluso una vez que me dió un apretón y me fuí a cagar tras unos arbustos las llamaron a ellas para que me vieran con el culo al aire; y como esas muchas cosas más.

-Por eso les odias tanto ¿no?

-Por eso y por fascistas.

-Y dale.

8 Perdieron el tiempo aquí:

Groucho dijo...

Vista la entrevista al terrorista, que no insista con lo del fascista.

Y sin duda alguna el mejor personaje era el salido del Tortuga Duende (Follet Tortuga le decían, en catalán)

El Responsable dijo...

Yo los ví por primera vez en la TVG (ahora los están volviendo a reponer) y después salieron en Antena 3. He de decir que me gustaban más en gallego. El Tortuga Duende aquí era conocido como "O Mestre Muthenroi".
En cuanto a lo de la entrevista, pues ya le tengo a punto de caramelo para que me abra su corazón, si es que tiene, claro.

maria del mar dijo...

Vaya entrevista, mejor haberle tapado la boca al terrorista, claro que si no, no habria entrevista.
Un saludo

El Responsable dijo...

El quería que le tapasen la boca para no comer, no para no hablar.
Pero tranquilos que la historia todavía no ha acabado.

rosquilleta dijo...

me encantó la parte de su infancia...
jeje, que crueles pueden ser los niños.

Tamaruca dijo...

:O


Yo es que siempre que te leo, ya viene siendo habitual que me quede en estado de shock. Menos mal que luego me pones a Calamaro y me desacartono.

Jops...

Cago en tó dijo...

Entre tanta crispación, está bien que nos podamos reir un rato. Gracias, responsable.

El Responsable dijo...

Rosquilleta: Los niños no llegan a ser plenamente conscientes de su crueldad, lo malo viene cuando se hacen mayores.

Tam me halaga que te quedes en estado de shock y también que te vaya gustando la música.
Cagoentó lo mismo opino de tu blog y es que tanta cripación ya me está crispando de verdad.