martes, marzo 20, 2007

DE JUANA, DE FACHA A ETARRA POR 5 KILOS Y UN POLVO

. martes, marzo 20, 2007

-¿Así que entraste en la banda por dinero, ¿no?
-Básicamente sí, y también por amor.
-Vaya, lo primero aún lo entiendo, pero lo segundo ..., ¿te refieres a amor por tu tierra y cosas de esas?
-Me refiero a amor por una mujer, español.
-Pues sólo te falta la salud, así podrías decir que te hiciste terrorista por salud, dinero y amor.
-Por aquella yo era un chico ingénuo, un tontolabas, vamos, vestía jerseys de rombos, camisas solaponas, pantalones de campana, y llevaba el pelo brillante e impecable; yo era de esos que llevaba el peine en el bolsillo de la camisa. Debido a mis amistades simpatizaba con Fuerza Nueva, un partido ultraderechista radical, muy al estilo del PP de ahora.
-Vamos, que eras un fachilla, ¿no?
-¡Español, mide tus palabras! o te arranco las entrañas y se las tiro a los perros.
-Sí, ya, y luego te cambiaste de bando, ¿no?
-Claro, hice la carrera de Enfermería y luego me enrolé en la Ertzaintza, allí abrí los ojos.
-¿Así que fuiste poli y enfermero?
-Bueno, apenas llegué a ejercer ninguna de las dos cosas.
-¿Y eso?
-Enfermería no me gustaba porque había que ayudar a la gente y lo de ertzaina porque estaba hasta los huevos de recibir órdenes, pero todo cambió cuando apareció ella.
-¿Ella?
-Sí, se llamaba Helena, vivía en Bayona, era familiar de un compañero, por ella me hice terrorista.
-¿Pero no habías dicho que todo había sido por dinero?
El etarra tenía la vista fija en el techo de la ambulancia, hablaba pero no me miraba, ni siquiera tomó en cuenta mi observación.
-No es que fuera muy guapa, pero tenía personalidad, una personalidad abrumadora, me quedé prendado de ella desde el primer día en que la ví. Tenía un algo, no sé, a ella era incapaz de decirle no.
Así fue como acepté su encargo de robar un par de cientos de pistolas en la Diputación de Guipúzcoa, me pagaron 5 millones de los de aquella época. Pensé que no sospecharían de mí pero me equivoqué y acabaron por descubrirme. Con mis ex-compañeros ertzainas pisándome los talones no tuve más remedio que huir a Francia, a la casa de Helena, claro.
Cuando estuvimos a salvo me dijo:
-Bienvenido a la clandestinidad, Iñaki.
-Ignacio, me llamo Ignacio.
-No, ahora eres un etarra y te llamarás Iñaki.
Como dije antes no era capaz de decirle que no.
-Pero si yo no tengo nada que ver con Eta, es más, detesto a los terroristas.
-Las pistolas que robaste son para Eta, lo quieras o no ahora todos pensarán que eres uno de los nuestros.
-¿Pero tú eres de Eta?
-Pues claro, tonto, pertenezco al aparato de reclutamiento.
-Joder, pero yo soy español, de derechas de toda la vida, no sé, pensé que estabas enamorada de mí y resulta que me estabas utilizando.
-Bueno, puede que haya un poco de todo. -me dijo mientras se quitaba el jersey y dejaba a la vista sus pechos.
La verdad, esa fue la primera vez que disfruté como adulto de los senos femeninos, pues por aquella época yo todavía era virgen, y no era por falta de haberlo intentado.
-Vamos que por aquella no te comías una rosca, ¿no?. Supongo que eras de los que se mataban a pajas, jajajaja.
-¡Español, qué poco aprecio le tienes a la vida!
-Era una broma, desde luego,¡qué poco sentido del humor tienes!. Anda, sigue.
El terrorista me miró de arriba a abajo con su habitual mueca de desdén y prosiguió con la historia:
-Ella se me fue acercando muy muy despacio, estaba preciosamente desnuda de cintura para arriba, colocó sus manos en los pechos a modo de sujetador y me preguntó:
-¿Te gustan?
Asentí repetidas veces con la cabeza, incapaz de pronunciar palabra alguna.
-Vaya, te has quedado mudo. Es la primera vez, ¿no?
Volví a asentir con la cabeza.
-Acércate y toca, no tengas miedo.
Tenía los pezones erectos apuntándome provocadoramente. Yo me había quedado totalmente embobado viéndolos. Ella, apreciando mi total falta de decisión, pasó una mano por mi nuca y empujó mi cabeza contra su pecho derecho. Al notar el roce de su pezón con mis labios un hormigueo me recorrió todo el cuerpo, abrí la boca todo lo que pude y empecé a succionar como lo haría un recien nacido hambriento.
-Iñaki, estás mamando el Movimiento de Liberación Nacional Vasco, espero que te guste. -me dijo entre jadeos.
No le respondí, pues tenía la boca ocupada.
Mientras yo me empachaba de Movimiento de Liberación, sus hábiles manos me iban despojando de la ropa. Lo que vino después ya te lo imaginas, penetré hasta lo más profundo en el ideal terrorista, terminando el polvo entre jadeos y gritos de "Gora ETA y Euskalherría".
-Lo recuerdas como si fuera ayer, ¿no?
-Sí, se trataba de una lluviosa tarde de noviembre, en una cálida habitación de una casona del suroeste de Francia, mientras el viento azotaba la lluvia contra los cristales de la ventana.
-Pues vaya sitio y vaya manera de estrenarte.
-Es verdad, siempre había tenido bastante éxito con las chicas. Solía salir con bastantes, todas ellas niñas bien, de derechas, fascistas, pero todo quedaba ahí, en salir, como mucho algún que otro beso con lengua y poco más.
-Unas estrechas, ¿no?.
-Unas calientapollas, me decían que ellas querían llegar vírgenes al matrimonio y luego me enteraba de que se las acababa cepillando todo dios menos yo.
-Lo tuyo es fuerte Iñaki, pasaste de facha a etarra por un polvo.
-¡Español, mide tus palabras, que te la juegas!

16 Perdieron el tiempo aquí:

Groucho dijo...

Si ya lo dice el refrán... Tiran más dos tetas, que dos metralletas.

El Responsable dijo...

Es verdad, aunque a este acabaron por gustarle más las metralletas que las tetas creo yo.

rosquilleta dijo...

desde luego, el comienzo lleno de amor... nunca me lo hubiera imaginado!!

El Responsable dijo...

Si es que en el fondo hasta el más sanguinario tiene su corazoncito.

Actor Secundario Blog dijo...

Como bien dije anteriormente, critico a los buenos blogs, y eso hace que suban las visitas. Y sino que me lo digan a mí. Además, no te tengo que dar ninguna explicación. Saludos Responsable.

El Responsable dijo...

Si a mí no me importa lo que hagas o dejes de hacer, simplemente me llamó la atención el detalle ese.
Por cierto, ¿eres así de rápido para todo?, lo digo por la rapidez en responder.

Tamaruca dijo...

Publicidad:

Adquieran ya por el módico precio de 27 €/al mes la mallavirosa colección de libros con títulos tan notables como "¿Puede un polvo cambiarte la vida?" o "¿Pueden unos pezones turgentes modificar tus ideales políticos?"

El Responsable dijo...

Tam, lo de si unos pechos turgentes te pueden cambiar la ideología no sé, pero de lo que sí estoy seguro es de que un polvo te puede cambiar la vida, y tanto.
¡27€! ni un libro de Dan Brown.

e-catarsis dijo...

Oiiigaaa!!!...que...
los caminos del proselitismo son....inescrutables...

núnca hubiera imaginado...pero claro es que es mucho imaginar...

nada que pasaba por aqui dando saltos entre blog y blog (inquieta que es una...) y...

Saluetes d'esos

El Responsable dijo...

Ya ves, nada es lo que parece, "La Vida te da Sorpresas, Sorpresas te da la Vida" como decía la canción.

Gracias por visititar este humilde blog.

Saludetes de los otros.

marmota dijo...

Esto me hace pensar que quizá no estoy aprovechando mi anatomía en todo su potencial... :D

El Responsable dijo...

Pues aprovecha, Marta, aprovecha que seguro que tienes muchos voluntarios para probar tu potencial.

Tamaruca dijo...

Me acabo de dar cuenta que he escrito "mallavirosa" en vez de maravillosa, mi dislexia va a a peor. O eso o necesito dormir más (espero que sea lo 2º). Ten en cuenta que es una colección de libros, no sólo uno.

Si te siguen pareciendo caros, compáralo con un incunable.

;-P

Mmuackissss!!

El Responsable dijo...

Ya me había fijado en lo de mallavirosa pero pensé que se debía al influjo de la ortografía de las ruvis.
Bueno, pediré los libros para mi cumpleaños (o sea para dentro de casi un año)

Besucos

maria del mar dijo...

Mira por donde este personaje alguna vez en su vida tuvo sentimientos.

Saludos

El Responsable dijo...

Sí, la verdad es que en el fondo es un cacho de pan el tío.