domingo, enero 21, 2007

SABER BEBER

. domingo, enero 21, 2007

Días después Lázaro y yo estábamos otra vez en el café de Marta y Magda cuando de pronto irrumpió un señor mayor vestido con un traje gris y corriendo muy por el estilo del conejo de Alicia en el País de las Maravillas, aquel que siempre llegaba tarde. El caso es que me sonaba mucho su cara y no sabía de qué, sólo tenía claro que fuera quien fuera no me debía caer bien si mi intuición anti repelentes no me fallaba.
El hombre se acercó a la barra y pidió de beber.

-Póngame un Gin Tonic, señorita y a poder ser con más de lo primero que de lo segundo.
-¿¿¿Un Gin Tonic??? - le preguntó Magda.
-Sí, un Gin Tonic, ¿acaso no sabe lo que es?
-Pues claro que lo sé, faltaría más, soy dueña de un bar.
-Entonces, ¿por qué coño pregunta?
-Es que me ha sorprendido porque no es muy habitual que me vengan pidiendo un Gin Tonic a las 12 de la mañana, esto no es un after.
-¿Y qué más da la hora?, ¿me lo va a poner o no?
-Claro, claro.

Marta cogió un vaso de tubo y lo colocó encima de la barra, cuando se disponía a poner el hielo él la interrumpió:

-Con una piedra sola me llega, por favor, así coge más líquido.
-Dígame que pare -apuntó Magda mientras iba llenando el vaso con la ginebra.
-Basta, ahí basta, ahora complete con la tónica.
Magda obedeció sin chistar, pero su gesto demostraba que no le gustaba que le dijeran cómo tenía que hacer su trabajo.
-¿Le vale así al caballero? -le preguntó con cierta sorna.
-Sí gracias -se apresuró a contestar el cliente mientras deslizaba una mano temblorosa hacia el vaso.
-¿Le ocurre algo?, tenga cuidado, con ese tembleque que tiene aún va a tirar el vaso. ¿Prefiere una pajita?
-Puestos a pedir y viéndola a usted tan guapa preferiría que me la chupara antes que una pajita, jejeje. Le ruego me disculpe, me ha salido la vena graciosa, pero gracias de todas todas, esto es por la tensión, la tengo muy baja -dijo mientras le mostraba las manos temblorosas a modo de un cirujano antes de operar, luego agarró el vaso con las dos manos y sin levantarlo lo acercó al borde de la barra, una vez allí acercó los labios al borde del vaso y bebió unos sorbos. Tras eso parece que se sintió algo mejor, o por lo menos parecía que no temblaba tanto y cogió el vaso y se bajó de penalti todo lo que quedaba.
-¡Ahhhhh!, ¡gruuuuuuupppppssss!, lo siento pero estoy fatal de los gases, póngame otro por favor.

Magda obedeció y le volvió a servir otro Gin Tonic que el cliente apuró de una tacada.

-Por favor, póngame otro y esta vez tráigame algo para comer, unos Donuts mismo me sirven, a poder ser de los de chocolate.
-... Se mantendrá en su torre de marfil hasta que tenga que empaparse con el sudor del vulgo.
-¿Se puede saber qué coño dices?, Lázaro.
-Nada, Suso, sólo leía en alto.
-¿Lo qué?
-Lo que dice mi horóscopo de hoy en el periódico, ¿tienes idea de lo que puede significar?
-Pues no, anda, bájate de la nube y fíjate en el tipejo ese de la barra, ya va por el tercer Gin Tonic.
-¡Coño!, pero si es ..., pero si es ...
-¿Le conoces?

-Pues claro que le conozco, se trata del Torreiglesias, el pesado ese que sale por las mañanas en la primera cadena dando el coñazo con lo de la salud.

-¡Claro, joder!, no sé cómo no le he reconocido antes, ¡menudo hijo de puta! Por su culpa mi madre nos puso a mi viejo y a mí a dieta. Sólo nos preparaba carnes a la plancha, pescado blanco, ensaladas, legumbres y por encima nos quitó la cerveza y el postre para cambiarlos por agua mineral y fruta. Nos dijo que según explicaba el indivíduo este en la tele que una dieta a base de este tipo de alimentos era sana y saludable.
-La mía tampoco se lo pierde nunca, hasta compra la revista y todo, la verdad es que esta gentuza no debería tener derecho a la vida.
-¿La revista?
-¿No lo sabes?, pues como no llega con el coñazo que da en la tele aún tiene una revista dedicada al tema, Saber Vivir creo que se llama, igual que el programa.
-"Saber Vivir Bien" o tal vez viéndole a él sería mejor llamarla "Saber Beber", seguro que se trata de otro engañabobos, claro, en la tele les empiezan a lavar el cerebro y en la revista las remata.
-Claro y mientras el señorito no se priva de nada y sopla que no veas, espera que le voy a decir cuatro cositas.
-Si le zurras déjame por lo menos patearle un poco los hígados.
-Hecho.

4 Perdieron el tiempo aquí:

Tamaruca dijo...

xDDDDD

Soy yo la camarera y te imaginas por donde le meto la pajita, no? xDDD Aunque el presentador de Saber vivir me provoca un efecto similar... qué cosas...

Un besico fuerte y feliz abstinencia!! xDD

El Responsable dijo...

Para mi desgracia yo frecuentaba mucho los bares y frases como esas no me son desconocidas.
En lo tocante a la abstinencia no me queda más remedio que utilizar el sistema del 5 contra 1.

Groucho dijo...

Saber beber... A beber se aprende rápido, pero nunca se sabe.

El Responsable dijo...

En efecto señor Marx, nunca se sabe beber ni tampoco dejar de hacerlo a tiempo, así luego pasa lo que pasa.