miércoles, noviembre 15, 2006

EL INTERROGATORIO

. miércoles, noviembre 15, 2006

Después del cirio que monté en la carretera me trasladaron esposado hasta el cuartel, una vez allí comenzaron a interrogarme.
-¿Ha visto usted la que ha montado?
-Pues no, las cosas parece que sucedían siempre por detrás de donde yo iba.
-No se haga usted el gracioso, "Mochilas".
-No me estoy haciendo el gracioso, sólo digo la verdad, aparte el mayor cirio lo montásteis vosotros al abatir el helicóptero.
-Si no hubiera hecho lo que hizo no habría helicóptero.
-¿Y qué hice?, que yo sepa sólo robé una moto.
-¡"Sólo", dice!. Robó la moto, la estrelló contra un coche sin carnet ...
-¡Bah!, sólo fue un abollazo de nada y la moto con una rueda nueva ya está.
-Tanto el coche como la moto se van para la chatarra, no me venga con milongas. ¿Y qué me dice del descapotable que también robó?
-Yo no lo robé, iba encima del camión y al coger éste un bache me caí con la suerte de ir a parar dentro del descapotable. Luego tuve que tomar los mandos porque el conductor estaba indispuesto, nada más.
-¿Indispuesto?, pero si tiene un fuerte golpe en la cabeza.
-Eso sería cuando me caí encima de él, ¿le dijo acaso que recordara que yo le golpeara?
-No, no recuerda nada de lo sucedido, está bajo shock.
-¿Ve cómo no tiene razón?
-No me venga con esas, que no logrará engañarme. Ahora dígame, ¿por qué no se paró en el control y prefirió saltar por encima de los coches usando la grúa como plataforma de lanzamiento.
-Pues porque iba a mucha velocidad, no me iba a dar tiempo a parar, entonces salté para evitar destrozar varios coches.
-Claro, claro, evitó destrozar "varios coches" para poder destrozarlos todos, ¿no?.
-Pues no, me reitero que eso es culpa de ustedes, de su helicóptero y de su mala puntería.
-¡Va a conseguir sacarme de mis casillas, gilipollas!
-Bah, ya estamos con la brutalidad policial.
-Cambiando de tema, ¿por qué empezó usted la huida?
-Pues porque su compañero quería detenerme.
-Mi compañero sólo quería interrogarle.
-Y ¿se puede saber por qué?
-Estaba usted en busca y captura, y tenía una denuncia por estafa a una compañía de seguros.
Al parecer la compañía Seguros Morpheo, tras analizar los informes peritales, de la Policía Científica y de los bomberos desplazados allí el día del siniestro, le hace responsable a usted del incendio ocurrido en la carpintería de su propiedad. Al parecer, los informes arrojan que se trata del típico caso de incendio provocado para cobrar el seguro.
Según puedo leer aquí en el lugar que han determinado como origen del fuego hay numerosas pruebas que le incriminan, como pueden ser: un mechero con las siglas M&M que se trata de una cafetería que usted frecuenta, también estaba su teléfono móvil en el que pudieron recuperar el último mensaje enviado donde dice: "lzro voy tardr n rato, tdavía tngo k kemar la krpnteria". Finalmente también han encontrado 10 latas de gasolina vacías, habiendo preguntado al empleado de la gasolinera de esa misma calle que estaba ese día trabajando, le reconoció a usted como el cliente que se llevó 10 latas de gasolina "de la más barata, con que arda me sirve".
-¡Maldito chivato, hijo de puta, cuando le coja ...!
-Cuando le coja no le va a tocar un pelo, de eso me encargo yo.
-¿Y lo de busca y captura?
-Cuando tuvimos notificación de la denuncia por estafa al seguro tratamos de localizarle a usted en su domicilio. Cuando le contamos todo lo sucedido en la carpintería su padre se puso hecho una furia. Nos dijo que llevaba un par de días sin aparecer por casa y que antes de marchar les había robado dinero y algunos objetos de valor.
-¡Viejo asqueroso, que espere a que le ponga las manos encima a ese bastardo!, no les robé nada, sólo les cogí unos euros prestados para comprar la gasolina.
-Así que reconoce que compró usted la gasolina.
-¡Mierda, sí!, pero no fue para quemar la carpintería.
-Entonces, ¿para qué la compró?, que sepamos no tiene usted vehículo alguno que funcione con gasolina.
-Es para el mechero, y como dijeron que iba a subir de precio pues compré bastante y la guardé en la carpintería, yo no hice nada malo.
-No, que va, le voy a empapelar pero bien.
-Salvo el robo de la moto y el exceso de velocidad no tiene usted nada contra mí.
-¿Y los daños que usted provocó?
-Que pague el seguro, que para eso están, total no tienen porqué enterarse.
-¿Y lo de resistencia a la autoridad?
-Yo no me he resistido, en cuanto me han echado el guante encima no he movido ni una pestaña.
-¡Este tío es un jeta, un puto jeta!, ¡quitadlo de mi vista!, enchironadlo, haced lo que queráis pero no lo quiero ver más delante.
-¡Tranqui, tío! que te va a salir una úlcera.
-¡Me cago en ...!
Rápidamente, antes de que me golpeara, sus compañeros me llevaron para una celda.

2 Perdieron el tiempo aquí:

_LOBEZNO_ dijo...

Un tercer grado con mucha mantequilla... sigo pensando que han faltado unas buenas hostias. Ya se sabe, donde se hace una parodia de la Guardia Civil, las hostias están aseguradas.
Espero impaciente el próximo capítulo.

El Responsable dijo...

Deberás saber que el protagonista odia la violencia (cuando está lúcido, claro)