sábado, octubre 07, 2006

MI VIDA EN LA MONTAÑA (XI) EL FIN DE TONI

. sábado, octubre 07, 2006

Toni se agitaba en la silla, tenía la frente llena de sudor y los ojos inyectados en sangre, sabía que su fin estaba cerca.
El jefe volvió a tomar la palabra.
-Bien, la historia es creible y más si hay una grabación.
-La hay -le dije -cuando bajemos a la aldea te la enseñaré.
-Más te vale que digas la verdad, como nos mientas, tu hijo y tú correréis la misma suerte que este desgraciado, si dices la verdad, vivirás tranquila el resto de tus días.
Un espasmo de terror recorrió mi cuerpo.
-¡Es verdad, mi hijo!, ¿dónde está mi hijo?, ¿qué le habéis hecho?
-Tu hijo está sano y salvo, la vieja lo protegió, se nota más que quiere más a la criatura que a su propio hijo.
-Bueno, ahora le toca el turno a él -dijo el jefe señalando a Toni -¿así que fuiste tú el que mató a Mari?
Desde la silla Toni negó con la cabeza. El jefe sacó un puñal y le puso la punta en el cuello.
-Mmmmmmmhhh-Toni estaba aterrado, quería gritar pero la mordaza se lo impedía.
-¿Acaso no le has matado tú?, te recuerdo que según ella existe una grabación que prueba que fuiste tú quien mató a Mari, ¿es o no es eso verdad?
El jefe le quitó la mordaza.
-La grabación ezizte, fuí yo, pero ella ...
Ya no pudo hablar más, pues le volvieron a colocar la mordaza tras un gesto del jefe.
-No me hace falta saber más, ha confesado, chicos, ahora le toca pagar por ello.
Una mueca de terror se dibujó en el rostro de Toni, casi al mismo tiempo el jefe retiró la punta del puñal de su cuello, le agarró de los cabellos, tiró hacia atrás y con habilidad de cirujano le extirpó allí mismo sus grandes ojos verdes, quizás lo único que me gustaba de él. Dos grandes chorros de sangre brotaban de las cuencas oculares de Toni, éste se revolvía espasmódicamente junto a la silla a la que se encontraba atado. Uno de los hombres le golpeó dejándole un poco aturdido, de forma que no perdiera el conocimiento pero que tampoco pudiera forcejear mucho. Estaba claro que le querían consciente. Una vez que no era capaz de oponer resistencia le desnudaron y le violaron anal y salvajemente uno por uno entre todos los hombres que allí se encontraban, hasta que le dejaron tumbado y desgarrado por completo envuelto en un gran charco de sangre. El jefe volvió a sacar el puñal y otra vez haciendo gala de una gran habilidad con los objetos cortantes le castró allí mismo haciéndole un corte que prolongaba la "hucha" de su trasero hasta el ombligo. Finalmente le dejaron allí tirado retorciéndose de dolor en espera de que se muriera desangrado, cosa que aún se prolongó durante unos minutos. Entonces el jefe quitándose el pasamontañas se dirigió a mí.
-Bueno, nena, nosotros ya hemos cumplido nuestra parte, ahora te toca a tí, espero que no hayamos sido demasiado bruscos, normalmente no lo somos, pero cuando nos pisan el rabo ya ves.
Yo había presenciado todo el espectáculo de la tortura y posterior muerte de Toni primero con algo de terror, luego con impasividad y finalmente me había puesto cachónda al ver como la vida le abandonaba.
-Habéis estado geniales, no sabéis el peso que me habéis quitado de encima, siempre os estaré agradecida de haberme librado de este monstruo.
-Ha sido un placer -dijo el jefe entre carcajadas.
-El placer es mío, es una lástima que no os gustemos las mujeres sino la fiesta iba a ser completa, jajajaja.
-Bueno, que nos gusten los hombres no quiere decir que no lo hagan las mujeres, aquí hay quienes sólo gustan de los hombres pero también a los que nos gusta probar de las dos cosas, como es mi caso, a eso se le llama bisexualidad o eso creo.
-Jajaja, es verdad, no había caído en esa.
-Pues ya ves, estamos aquí para lo que quieras, jijijji.
-Ya pero nunca lo hice ante tanta gente -le dije sin tapujos.
-Dirás que nunca lo hiciste con tanta gente, verás lo bien que lo vas a pasar. ¡Venga, chicos! el que quiera que se quede y el que no que salga, ah, y tratad con cuidado a la señorita, recordad que está herida y que acaba de perder al hombre de su vida.
-Siií, es verdad, estoy muy apenada -finjí sin poder contener la risa.
Lo que vino después fue maravilloso, nunca lo había hecho con varios hombres a la vez y mucho menos con el impedimento de un brazo roto. Por delante, por detrás, por arriba, por abajo, de lado, vaginal, oral, siempre había un hombre dispuesto a complacerme. Finalmente descubrí que era multiorgásmica.
El jefe se quedó a solas conmigo tras haber ordenado a sus hombres que limpiaran toda la estancia, les dijo tras pedir mi asentimiento, que sería ideal poder usarla en el verano si se venían de visita.
-Nunca pensé que ésto iba a terminar así.
-¿Por él? -preguntó señalando a los restos de Toni.
-No, no me refiero a eso, sino a lo que ha sucedido después.
-Jajaja, "La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida" dice la canción, ¿ no?
-Es verdad, ...
-Angel, me llamo Angel, pero todos me conocen como Sesy, de asesino, cuando alguien les agrede yo dirigo y llevo a cabo la venganza.
-Vale Sesy, oye, ¿estabas muy apegado a él?, a Mari, me refiero, porque no ha debido ser fácil organizar todo esto.
-El era abogado y yo su secretaria, jaja -dijo tratando de reír mientras una lágrima se le escurría por su mejilla.
-Bueno, ya no le podrás recuperar, pero siempre quedará su recuerdo.
-Eso sí y eso es imborrable. Cambiando de tema, Mari llevaba lo de la herencia de tu abuelo, conozco de sobra el caso por eso te dije que no tendrás problemas para vivir con comodidad el resto de tu vida.
-Iré a la ciudad con vosotros y arreglaremos eso, no quiero que mi hijo se crie en esta asquerosa montaña.
-Si quieres nosotros te conseguiremos alojamiento y te prestaremos compañía y lo que quieras, somos como una comuna, pero lo que no nos puedes exigir es fidelidad, eso sí que no, jajaja.
-A mí tampoco me gustan las ataduras, jajajaja.
Abandonamos la cabaña y bajamos hasta la aldea, la madre de Toni salió a recibirnos.
-Hola niña, ¿estás bien, no te han hecho daño, verdad?
-No yaya, ellos no, sólo tu hijo me hizo esto -le dije mientras señalaba el brazo inmovilizado.
-¡Dios mío, como habré podido criar a semejante monstruo!
-Tranquila, ya no hará mas daño a nadie.
-No le echaré en falta, me amargaba la existencia, pero era mi hijo, no sé qué hacer.
-Lo mejor que puedes hacer es olvidarle.
-Sí, será lo mejor.
-¿Y el niño?, ¿dónde está?, ¿se encuentra bien?
-Sí, le he dado de comer hace cosa de una hora y ahora duerme como un bendito, espero que no se parezca al padre.
-Ah, gracias yaya, yo tambien lo espero, no sé como agradecértelo.
-Cuidale bien, con eso me basta.
Entré y ví al niño durmiendo feliz en su cunita, cogí la cinta con la grabación y se la mostré a los hombres. La mayoría de ellos lloró al ver el macabro y salvaje fin que tuvo (como dije ya me había encargado de borrar las escenas que me comprometían). Luego, una vez terminada, me pidieron que se la diera y se marcharon.
Cuando las nieves se apartaron y el color blanco dió paso al verde claro en los alrededores de la aldea, me marché para la ciudad, traté de convencer a la yaya de que se viniera conmigo pero ella no quiso, me dijo que era una vieja y que toda la vida había vivido allí y que allí se quería morir. Me hizo prometer que la visitaría por lo menos un par de veces al mes y que llevara al niño conmigo. Yo acepté de buen gusto, con eso no habría problema.
Una vez en la ciudad fuí a arreglar lo de la herencia de mi abuelo. Era mayor de lo que esperaba, Sesy tenía razón, podríamos vivir de rentas el resto de mi vida a poco que manejara bien el dinero y las propiedades que había heredado.
Me ocupé de que una persona se encargara de que a la yaya no le faltara de nada y me fuí a vivir a un sencillo ático que me recomendó Sesy.
La vida allí era muy tranquila, bueno, menos cuando hacíamos alguna fiesta con Sesy y sus amigos.

FIN

Me desperté sobresaltado y babeando, menudo sueño más raro había tenido. Me palpé las ingles para cerciorarme de que sólo había sido eso, un sueño y que yo no era ninguna chica sino un hombre, un hombre de pelo en pecho, bueno, en el pecho y en el resto de todo el cuerpo, exceptuando la cabeza, claro. Todo había sido fruto de la mezcla de las películas infantiles con las de cine porno bizarro, pero gracias a dios, todo había acabado ya.

0 Perdieron el tiempo aquí: