viernes, octubre 13, 2006

LA LÍNEA QUE PERDIÓ EL CAMPURRIANO

. viernes, octubre 13, 2006

-¿Cuánto has dicho que pesabas?
-78
-Eso no te lo crees ni tú, Antonio.
-Si quieres te enseño los resultados del reconocimiento médico, allí sale el peso.
-Bah, ¿y cuanto hace de eso?
-Fue en marzo, pero me pesé el otro día y andaba por ahí.
-Seguro que la báscula estaba mal, tú tienes que pesar más que yo a cojones.
-¿Y eso?, no sé por qué lo dices, si más o menos medimos lo mismo y tenemos el mismo tipo.
-No, Antonio, tú estás gordo, yo sólo tengo algo de barriga.
-Claro, Campurriano, pues será que la barriga te pesa más que la mía, hazte una eco, no vaya a ser que te hayas tragado un yunque y no te dieras cuenta.
-Si yo nunca en mi vida estuve gordo.
-Pues ahora sí y parece que te jode un huevo. En mi caso, todos aquellos que de crios me llamaban gordo me van superando y con creces, y supongo que ese es tu mismo caso, os abándonais un poco y os atocinais que no veas.
-Venga, no me jodas.
-¿Cuánto pesas tú?
-79
-Pues ya me ganas por uno. Lo que pasa es que te estás haciendo viejo, chaval, el cuerpo ya no quema las grasas como antes y poco a poco aquella línea que tenías te va abandonando sin remisión, y mírate el pelo, estás todo canoso, en cambio mírame a mí, dos o tres canas contadas.
-Si tú lo dices ...

Pues nada, esta fue una conversación que tuve con el Campurriano, uno de los operarios que tengo a mi cargo, parece que el pobre no es capaz de convivir con su barriga, en fin son cosas de la edad.

0 Perdieron el tiempo aquí: