miércoles, octubre 25, 2006

MI BISABUELO ABRAHAM

. miércoles, octubre 25, 2006

-Bien, comienzo la historia, me la conozco al dedillo pues mi abuelo me la contó cientos de veces y siempre con las mismas palabras:
Mi bisabuelo se llamaba Abraham, se dedicaba al pastoreo y estaba medio chalado. Se le veía habitualmente hablando solo y mirando al cielo, decía que podía hablar con "El Señor". La verdad no tengo ni puta idea de qué clase de Señor sería, y claro, nadie le creía y se reían de él, incluso los de su propia familia, lo que sí sé es que mi bisabuelo hacía todo lo que el otro le decía.
Según me cuenta mi abuelo esta fue la conversación que tuvieron mi bisabuelo y el tal Señor ese cierto día mientras el primero atendía a su ganado en un prado:
-Abraham, deja tu tierra, tus parientes y la casa de tu padre, para ir a la tierra que yo te voy a mostrar.
-¿Y eso a qué viene ahora?, aquí estoy bastante bien, a mi padre no lo soporto pero tengo todo lo que quiero, gracias a dios es bastante rico.
-Viene a que quiero que te mudes a otro lugar, con tus descendientes voy a formar una gran nación.
-¿Cómo Cataluña?
-No exactamente, bueno, mejor dicho olvida eso de nación que igual trae lios, lo que sí voy a formar es un gran pueblo.
-¿Como Albacete?
-Vete a cagar, anda, escúchame atentamente y deja de decir gilipolleces.
-Sí, Señor.
-Tengo en mente dos lugares a los que poder enviarte, se tratan de un lugar muy tranquilo llamado Israel, ..., ¿o tal vez Palestina?, ya no recuerdo bien; y otro todavía despoblado llamado Marbella, en este último podrás montar cuantas cabañas te vengan en gana ¿Cuál te gusta más?.
-Ese de Israel me da mal fario, una vez tuve una pesadilla y aparecía ese pueblo, no recuerdo la causa, pero sé que me molieron a pedradas por mear contra un muro donde había unos tipos raros dando cabezazos. Creo que ese es un pueblo muy jodío, mejor escojo el otro sitio, Marbella has dicho ¿no?.
-Eso he dicho, pues que así sea, partirás para Marbella. Gracias a una hábil maniobra jurídica le hemos podido tangar unas cuantas hectáreas a la Duquesa de Alba, irás allá y tomarás posesión de ellas, te enviaré por correo urgente todos los papeles que necesitas.
-¿Y queda muy lejos?
-A unos 300 km más o menos.
-¿Y tengo que ir andando? Recuerda que tengo pertenencias y muchas cabezas de ganado que llevar.
-Eso es ya cosa tuya, por mí como si alquilas un camión.
-Y tú que tienes poderes, ¿no podrías teletransportarlo todo?, así me ahorraría una pasta.
-Espera sentado.
-Bueno, acepto porque eres tú quien me lo pides en cuanto tenga todo listo y a la parienta convencida partiremos.
-Tú mismo, pero te recuerdo que si te retrasas mucho te saldrá todo más caro, pues será ya temporada alta.
-Vaya, no había caído en esa.
-Es que yo estoy en todo.
-Ya veo, ya.

0 Perdieron el tiempo aquí: