domingo, octubre 15, 2006

EL "CIEGO" DE LÁZARO

. domingo, octubre 15, 2006

-¡LÁZARO, levántate anda!
-[...]
-No me toques más los huevos, no son horas de jueguecitos.
-[...]
-¡Menudo "ciego"! ya te avisé que en ese sitio sólo servían garrafón pero tú no me hiciste caso, mírate ahora ahí tumbado sobre un colchón de vómitos. ¡Venga, levanta joder! Son las 4 de la madrugada y mañana tengo que estar a las 9 en la carpintería, viene un constructor que me la quiere comprar para construir en ese solar.
-¡Nnnnggggllll!
-... Y por menos de 500.000 no se lo voy a vender, debo estar fresco y lúcido para negociar.
-¡Jamenpaz glipollas, vete a rallar a topota madre, hips!
-¡La virgen! mira que estás mal. Tú no te habrás metido algo más, ¿no?
-¡Sa misma, anda, veta cagar, mamoooón! ¡ouuurghhhh!
-¡Joder, has vuelto a potar qué peste! Pues sí, voy a vender la puta carpintería, estoy hasta los cojones de tanto currar, yo no he nacido para eso.
-¡Cállate calbrógggnnn, que mestalla la cablezaaahhgg!
En ese instante apareció un camión cisterna de esos que lavan las calles de noche.
-¡Oiga, oiga, el del camión, acerque aquí la manguera un momento, haga el favor!
-Estoy trabajando, ¿o no lo veis? como sea una tontería te juro que acabas dentro de aquel contenedor, te aviso, no estoy para fiestas.
-Tranquilo señor, no es por mí sino por mi amigo -le dije señalando a Lázaro- está muy mal, creo que un manguerazo ayudaría a reanimarle.
-Si es por eso no hay problema, pero no me fio de vosotros, tenéis muy mala pinta, ¡mira qué melenas, qué barbas y qué ropas! no sé como vuestros padres os dejan salir así de casa.
-La bondad de mi padre es infinita.
-Lo que debía hacer tu padre es daros una buena mano de ostias.
-¿Has dicho ostias?
-Sí.
-Me gusta esa palabra, sí, quizás con h quedaría mejor pero me gusta.
-Tú eres gilipollas, chaval.
-Venga, dele a la manguera.
El fulano del camión cogió la manguera y dirigió el chorro hacia donde estaba tumbado Lázaro, éste al sentir el agua helada en su cara se revolvió y se levantó como un resorte dirigiéndose a su amigo.
-Eres un hijo de la gran puta, ¿ok? ¡Mira cómo me has puesto!, si por lo menos fuera J&B no me importaría, pero agua ... bueno, igual sí, el agua va bien con la pirula que me dio la tía del pub.
-Joder, si fuera capaz de convertir el agua en whisky me forraría fijo, me haría famoso. Abriría el grifo y diría "Tomad y bebed todos de él", jajaja, estaría bien.
-No sé tú, pero a mi no me apetece fumar nada ahora, estoy muy mal, así que guárdatela.
-He dicho grifo y no "grifa", con a, tú siempre pensando en lo mismo.
-Bueno, si no os importa debo seguir con lo mío, algunos tenemos que trabajar, no sé si lo entendéis.
-Ah, gracias, señor camionero, las gracias es lo único que puedo darle, estoy sin blanca, hemos ido al pafeto de los Olivos y me han metido una clavada que no veas.
-Ya veo, ya, en fin, "juventud divino tesoro", "xente nova, leña verde, todo é fumo".
-Vamos Lázaro, ¿te he contado ya que voy a vender la carpintería?
-Siiií, pesado.
-¿Y qué te parece?
-Me parece bien, pero no creo que tu padre opine lo mismo, no hace ni un año que se ha jubilado y que la puso a tu nombre.
-Eso da igual, con el dinero que saque podré meter al viejo en el mejor asilo de la ciudad, no sabes lo pesado que se hace todo el día en casa.
-¿Y tu madre?
-A la vieja la voy a dejar vivir conmigo, cocina de puta madre y tiene la casa bien limpia. Pero en cuanto vea que se pone senil, patadita y al asilo también. Luego traeré una inmigrante cualquiera que me haga las cosas de casa y que no proteste mucho cuando quiera follarla.
-¡Qué hijo de puta eres!, macho. ¿No te das cuenta que tu madre no va a querer que metas a tu padre en el asilo?
-¿Y quien te dijo que no? Mis padres se odian, casi ni se hablan y cuando lo hacen es para echarse cosas en cara, si no se han divorciado es por el qué dirán.
-¿Qué cosas?
-Yo, por ejemplo.
-¿Tuuú?
-Sí, mi viejo me tiene manía, estoy harto de escucharles conversaciones así, no lo hacen a viva voz, pero me he acabado por enterar.
-¿Y qué dicen?
-Pues mira, más o menos ésto:
-¡Mira como vengo!, tengo la espalda reventada y todo por tu culpa.
-¿Por mi culpa?
-Sí, por tu culpa y la del gandul ese de hijo que tienes y que he tenido que mantener.
-Yo no te obligué, lo sabes muy bien, pudiste marcharte y renegar de él, pero por culpa de tu maldito orgullo tragaste, ahora te jodes. Te dije muy claro lo que había.
-Me cago en el espíritu santo, puta vida me dais.
-O sea que según tu padre no eres hijo suyo.
-Eso parece.
-¿Y no te interesaría saber quién es tu padre en realidad?
-Bah, seguro que es un muerto de hambre cualquiera, e igual quiere meter mano en el dinero de la carpintería, paso, paso. Si algo sobra a mi alrededor es gentuza.
-Hombre, gracias por la parte que me toca.
-Tú no, Lázaro, ya ves que ibas muy ciego y te he ayudado, ¡he ayudado un ciego! A partir de ahora todo aquel que ayude a un ciego se le conocerá como "Lázaro" en tu honor, y si es chico pues "Lazarillo", ¿vale?.
-Si tú lo dices ...
-Venga, vamos, sé donde preparan un chocolate con churros genial, así te contaré con más detalle mis planes.
-¿Pero con qué vamos a pagar el chocolate, estamos sin blanca?
-¡Calla, imbécil!, mira el municipal ese, cuando nombraste el chocolate se ha quedado con nosotros, no vaya a ser que le dé por registrarnos los bolsillos.
-Vale, vale.
-Y no te preocupes por el dinero, en la mayor parte de los garitos voy de moca, es lo que tiene ser famoso.
-Ok, vamos.

0 Perdieron el tiempo aquí: