miércoles, julio 05, 2006

DUDAS

. miércoles, julio 05, 2006

No sé cual será la causa, si es hormonal o natural, pero me están asaltando ciertas dudas con respecto a mi sexualidad, igual también es debido a amores no correspondidos por parte de SERPICA, lo que sí sé es que me encuentro confuso.
Llevaba varios días en que esl tránsito intestinal no me funcionaba del todo bien, el chocolate y el agua no hacían su trabajo normal, el médico me había recomendado dar un paseo diario para aliviar la opresión intestinal.
Estaba paseando por un bonito parque que antes había sido finca de unos marqueses, con su palacio, sus estanques con patos, sus niños jugando, sus mozas paseando, sus amas de casa sacando la lengua a pastar, etc.
Me sentía como el mismo marqués, El Marqués de Romil.
Llevaba ya cinco minutos paseando y me disponía a recogerme cuando de pronto le observé, él iba desnudo de cuerpo para arriba (debido a su obesidad también debía pasear). Me acerqué a él, le saludé y charlamos un rato, luego le invité a tomar una cerveza a mi piso y él accedió de buena manera. La siguiente imagen que viene a mi cabeza es la de los dos encaminándonos a mi piso cogidos de la mano. No sé por qué ni por qué no, pero allí estaba yo, con mis dedos entrelazando a los de un compañero de trabajo al que supuestamente detestaba (o ¿ese rechazo sería amor?, no sé), los dos olíamos a sudor y eso me ponía mucho.
Minutos después ya estabamos en mi hogar, saboreando unas cervezas y unos bollicaos (¡cómo le atacaba el jodido! casi no me deja ninguno). Entonces él se puso a pelar otro bollicao, le quitó el plástico como quien le quita la piel a un plátano, luego, con delicadeza le mordió por un extremo y apareció el liquidito marrón, con la punta de su lengua succionó y sin tragar nada me besó y pude saborear el cacao de su lengua.
Como un poseso me abalancé sobre él y nos besamos apasionadamente, quería comerle todo su cuerpo, pero en especial una parte. Esa parte que tanto deseaba eran sus pezones, esos pezones que ya he descrito en otro capítulo, esos pezones como las ricas galletas Campurrianas.
Pero cuando estaba a punto de darle un mordisquito me desperté, estaba empapado en sudor, levanté las sábanas y una vaharada de aire caliente llegó hasta mi nariz (creo que lo de mis problemas intestinales sólo son cosas de mis sueños). Me incorporé y me senté en la cama pensativo:
-¿Sueño o pesadilla?, esa es la cuestión.
A mí me pareció un sueño, pero no sé qué decir. Sólo sé que como SERPICA siga pasando de mí esto va a terminar mal.

3 Perdieron el tiempo aquí:

El Responsable dijo...

Para más información sobre "El Campurriano" leed el capítulo titulado "Mi Equipo", ¿vale?

Anónimo dijo...

No te enamores...haz como yo

vive la vidaaaaaaaaaaaaa

Firmado:

The spirit of the ten island....

El Responsable dijo...

No puedo evitar enamorarme, el problema es de quien